Dos excampeones, el serbio Novak Djokovic y el argentino Juan Martín del Potro, han vuelto a la gran final del Abierto de Estados Unidos en su mejor momento de juego después de haberse recuperado de graves lesiones que les apartaron de la competición en los pasados años.

El nuevo duelo entre ambos, que arrancará a las 17, será estelar con la fuerza contra la fuerza: el golpe de derecha enorme y plano y la percusión de del Potro contra los reflejos y el resto demoledor de Djokovic.

Ahora estarán en su decimonoveno duelo como profesionales con ventaja abrumadora de 14-4, incluyendo 10-3 en canchas duras, para Djokovic, campeón en Flushing Meadows en el 2011 y el 2015 y que llega a la octava final, la primera de un Grand Slam que va a disputar contra del Potro, que se llevó el título en el 2009.

La última vez que del Potro venció a Djokovic en canchas duras fue durante los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, una derrota que devastó al tenista serbio, mientras que éste será el tercer enfrentamiento en Flushing Meadows.

Cabe destacar que el duelo pondrá en juego el número tres del ranking mundial, que quedará en manos de Nole si se consagra campeón. De lo contrario, Delpo continuará como escolta de Rafael Nadal y Roger Federer y quedará a solo 120 puntos del segundo escalón que hoy ocupa el suizo.