La Policía realizó un allanamiento en Rosario y decomisó piezas de autos, algunas con pedido de captura, por medio millón de pesos. La investigación comenzó por una publicación en la red social Facebook.

Tan clandestino como la venta de autopartes ilegales. Tanto público como la red social Facebook. Ese choque de mundos condenó a un hombre que tenía en su poder cientos de autopartes, algunas de ellas con pedido de captura, por un valor de 500 mil pesos. Las piezas fueron secuestrados y el sospechoso, demorado.

La investigación la inició el personal de Departamento Operativo de Investigaciones, Región Rosario, de la PDI, al advertir publicaciones de ofertas en Facebook.

Los pequisas determinaron que Cristian P. y un compañero estarían comercializando piezas de automóviles que no estarían dentro de las normas legales. Detectaron que las ventas se desarrollaban en la vía pública, frente a un domicilio ubicado en la colectora de Circunvalación en Rosario.

Según la acusación, se encargaban de desmantelar y desarmar autos para su posterior venta vía la red social.

Con esos elementos, el fiscal Guillermo Apanowicz ordenó los allanamientos solicitados y este sábado personal de la PDI secuestró cientos de autopartes en Juan Pablo al 1800.

Encontraron motores de auto (alguno por cuyo número se pudo establecer que registra pedido de captura), blocks de motores, burros de arranque, tapas de cilindro, cubiertas con llantas y numerosas piezas por valor estimado de medio millón de pesos.

El principal sospechoso fue demorado y el próximo lunes deberá presentarse en el local de PDI a los fines de regularizar su situación por la infracción a ley de desarmaderos.