La justicia ordenó un mega operativo en la estancia de Báez.

Tres personas aportaron datos sobre la localización de un supuesto contenedor. Uno de ellos manifestó que el dinero sigue allí y que estaría a 15 metros de profundidad.

La búsqueda del supuesto dinero de la corrupción K enterrado en la chacra “Cruz Aike”, propiedad de Lázaro Báez, comenzó a raíz del testimonio de tres personas que ante el Ministerio de Seguridad aseguraron conocer la localización exacta de un supuesto contenedor repleto de millones.

Los hombres, que dicen haber trabajado para el empresario que pasa sus días en el penal de Ezeiza, aportaron información concreta sobre el lugar en el que se encontraría la supuesta bóveda.

Uno de ellos fue tajante. Según pudo saber TN.com.ar, manifestó que el dinero aún está guardado en el lugar y que estaría a 15 metros de profundidad. Sin embargo, las autoridades son cautas con respecto a la posibilidad de dar con el botín.

La estancia de Lázaro Báez que fue allanada por la justicia.
La estancia de Lázaro Báez que fue allanada por la justicia.

Las otras dos personas que acercaron el dato aportaron una ubicación casi idéntica, con tan solo unos metros de diferencia. Esto generó que las autoridades, que manejan la información con reserva, comenzaran a creer en la veracidad de los dichos. Luego fue el juez Claudio Bonadio quien ordenó los allanamientos y tareas de búsqueda en la propiedad.

La identidad de las personas se mantiene en reserva, aunque todos se habrían acercado a la cartera de Seguridad con el objetivo de cobrar la recompensa que días atrás ofreció el Gobierno. Si los datos aportados por estas personas es real, y las autoridades logran dar con el contenedor, el Ministerio otorgará el 10% del monto total de lo que se encuentre.

Para hallar la supuesta bóveda, el operativo incluyó la movilización de una torre de perforación, una excavadora y un camión cisterna.

El interior de la propiedad de Lázaro Báez.
El interior de la propiedad de Lázaro Báez.

La chacra ya había sido allanada en la causa conocida como “La ruta del dinero K“, a cargo del juez Sebastián Casanello. Ahora el objetivo es encontrar montos “negros” que podrían haberse generado a través del pago de coimas: la versión de que el dinero en efectivo recaudado en Buenos Aires volaba directamente hacia Santa Cruz alimenta la hipótesis de que varios millones estarían escondidos en propiedades del empresario.

Otra de las tomas de la propiedad de Báez.
Otra de las tomas de la propiedad de Báez.

La Justicia no descarta que el dinero pueda pertenecer a sobreprecios en la obra pública. Báez fue uno de los empresarios más beneficiados durante la gestión kirchnerista. Las autoridades son cautas con respecto a la posibilidad de encontrar el botín del que tanto se habla.

Báez compró la estancia en 2007 y de a poco la convirtió en una residencia de lujo. Allí solía reunirse con el expresidente Néstor Kirchner, quien observó, con el correr de los años, el avance de las obras en el lugar.