El golpe económico afecta el día a día del Municipio según indicó el intendente Castellano tras el encuentro con funcionarios de Hacienda.

Rafaela comienza a observar algunas señales de preocupación vinculada a la realidad económica actual y además del impacto que esto puede tener en la situación social de la ciudad, también se está viendo afectado el funcionamiento administrativo de la Municipalidad.
El intendente Luis Castellano y el jefe de Gabinete, Marcos Corach, mantuvieron un encuentro con los integrantes de la Secretaría de Hacienda Finanzas y Modernización, a cargo de Marcela Basano, con quienes se analizó la manera en que la suba de precios empieza a hacerse visible en las cuentas municipales.
Los funcionarios analizaron la relación actual que presentan los ingresos y egresos, y plantearon la dificultad que se abre por estos días para poder planificar la Ordenanza Tributaria del 2019, que como todos los años será enviada a fines de este mes al Concejo para su tratamiento.
Entre los presentes estuvo la directora de Compras, Noelia Chiapero, quien señaló la presencia de inconvenientes que no estaban previstos. “Constantemente estamos teniendo devoluciones de órdenes de compra. Ningún proveedor nos quiere mantener la cotización a más de 24 horas o 48 horas de haberla pedido. De un día para el otro, los precios están aumentando entre un 30% y un 40%. Y para nosotros es imposible poder trabajar así”, describió.
Desde el área señalaron que esta dificultad se está presentando en todos los rubros por igual. “Comida, medicamentos, insumos de informática, electrónica, hierros. En una compra de comida, por ejemplo, la orden de compra fue devuelta a los dos días con un aumento del 40% de lo que originalmente se había presupuestado. El problema es más grande del que imaginábamos”, agregó Chiappero.
Tal como se mencionó durante el encuentro, las exigencias administrativas que se deben cumplir antes de cualquier erogación, complican aún más concretar las operaciones. “Para una compra mayor a 70 mil pesos -recordó Chiappero- la Municipalidad debe pedir tres presupuestos. En el tiempo que nos lleva pedirlo, el precio ya varió. Por eso como Estado nos vemos obligados a cumplir con ciertos pasos que, frente a este panorama, hacen imposible llevar adelanto el trabajo”.
Por su parte, Corach hizo referencia a la necesidad de alcanzar acuerdos que permitan, entre otras cosas, poder seguir revisando la ordenanza tributaria que por ley deberá ser presentada antes del 30 de septiembre. “Estamos a días de tener que presentar la Tributaria, y las variables cambian permanentemente. Hay demandas sociales que están en aumento. Y tenemos que planificar con reglas de juego que se modifican todo el tiempo”, manifestó.
De todas maneras, el Jefe de Gabinete aclaró que se seguirá presentando en tiempo y forma, como se viene haciendo desde hace varios años. “Pero lo vamos a hacer con los elementos que actualmente tenemos. Y les vamos a pedir a los concejales que se pongan en el lugar del que debe gestionar. Y seguramente en octubre la vamos a tener que volver a discutir”, expuso Corach.
Al momento de ejemplificar este panorama, el funcionario precisó que la quita del subsidio al transporte representará más de 2.200.000 pesos a la Municipalidad, por lo que se convertirá un fuerte golpe a la economía de la Municipalidad.
“Nosotros podemos trabajar con las certezas que tenemos, con los ingresos que tenemos y las previsiones que tenemos. Pero vamos a tener que salir a responder a las demandas que vayan surgiendo, sobre todo, las vinculadas con la asistencia social”, agregó.
“Necesitamos seguir sosteniendo nuestro servicios. Y para eso vamos a tener que ir definiendo cuáles son nuestras prioridades, para que el impacto en todo lo que teníamos previsto sea lo menor posible. Nos están cambiando las reglas de juego. Y nos obliga a ir estableciendo prioridades”, concluyó.