Los grupos de WhatsApp son demandantes y cansadores por la cantidad de mensajes que se envían. Para algunos, la solución es silenciarlos, o simplemente salir de ellos. Pero un usuario decidió un paso más allá y presentó una demanda porque se cansó de recibir “mensajes molestos que le hacían perder el tiempo”, según publica Infobae con información del Daily Mail.

La persona en cuestión es un médico de Arabia Saudita que fue a la justicia contra el administrador de un grupo de WhatsApp al que fue añadido después de un viaje de peregrinación a La Meca. El hombre rastreó todos los mensajes que recibió a lo largo de 24 horas y con esa documentación se presentó en la Justicia.

No obstante, los abogados árabes ya advirtieron que es poco probable que su caso tenga éxito porque difícilmente pueda probar que sufrió algún efecto negativo a raíz de ser añadido en un grupo de WhatsApp.