El conflicto salarial entre el gobierno y los docentes universitarios llevaba más de 30 días. Por momentos las negociaciones salariales parecían trabadas. Se pasaba a cuarto intermedio y los paros seguían. Además, los estudiantes realizaban clases públicas y asambleas en defensa de la educación pública pero instando retomar las clases del segundo cuatrimestre.

Finalmente la discusión paritaria llegó a su fin con un acuerdo. Esta tarde, el ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología, Alejandro Finocchiaro, logró llegar a un acuerdo con la mayoría de los gremios universitarios. Cinco de las seis entidades -Conadu, CTERA, Fedun, UDA y FADGUT- aceptaron la propuesta salarial que, en promedio, alcanza un 25% de aumento hasta octubre. Solo la Conadu Histórica rechazó la oferta y seguirá de paro la semana que viene.

Después de dos cuartos intermedios el lunes pasado, Finocchiaro ofreció un aumento hasta octubre del 24% para los profesores titulares, de 25% para los adjuntos (todos los preuniversitarios), de 25,5% para los jefes de trabajos prácticos y de 26% para los ayudantes. Además, la propuesta incluye dos cláusulas de revisión para el período noviembre-diciembre y enero-febrero.

Desde la cartera educativa, difundieron la oferta brindando ejemplos de casos testigo. Según las cifras oficiales, un profesor titular con dedicación exclusiva y antigüedad máxima pasa de un salario bruto de $73.490,79 hasta $91.128,57 en octubre. Un profesor adjunto con dedicación semiexclusiva y 15 años de antigüedad pasa de $22.265,58 hasta $27.831,98. Mientras que un profesor adjunto con dedicación semiexclusiva inicial pasa de $15.716,88 hasta $19.646,10.