En acción. Un operativo "antitrapitos" que se montó en el Paseo del Siglo.

“No es una situación generalizada, pero si hay problemas de convivencia, denuncias contra cuidacoches y están lavando autos en la calle; se actúa y se va a actuar retirando estos elementos e identificando a la gente”. Con estas palabras, el titular de la Secretaría de Control y Convivencia, Guillermo Turrin, explicó cómo se procedió en “zonas conflictivas” como Oroño al 400 y el Paseo del Siglo, desde bulevar Oroño hasta Paraguay.

El accionar de los inspectores municipales parece haber adquirido una nueva impronta. Ante las quejas por la pasividad de los agentes ante este tema, ahora las instrucciones parecen más precisas.

Quienes se vean afectados por una extorsión de un cuidacoche o entiendan que los baldes de agua y los lugares “reservados” en la calle afectan la convivencia, podrán denunciar al 0800-444-0909.

“Seguimos entendiendo que este trabajo pasa por una cuestión social, pero donde se complica la coexistencia con otros vecinos, se actúa. No es algo generalizado, pero se usa la herramienta del Código de Faltas, que prohíbe el lavado en la vía pública” explicó Turrin. La ordenanza 6.894 de 1999 establece multas entre las 25 y las 75 Unidades Fijas (se calcula e base a un litro de nafta súper) lo que equivaldría hoy a sanciones de entre los 900 a los 2.700 pesos.

Una vez que se recepciona la denuncia, una cuadrilla de la GUM y policías acuden al lugar. Se decomisan y retiran los baldes, se identifica a los infractores y se los advierte de las transgresiones. Salvo que existan agresiones, no se detiene a las personas.

Durante algunos operativos se han destinado hasta tres móviles de la GUM y Control Urbano, con seis agentes y cuatro policías.

Uno de los episodios que más repercutió en las redes sociales fue la intervención en Oroño al 400. “Cristian lava autos en Oroño al 400. Hace 6 meses se quedó sin laburo. Hoy, dos móviles de Control Urbano y más de 10 efectivos le quitaron sus elementos de trabajo. Le labraron un acta a él y al dueño del auto que estaba lavando”, posteó en Twitter un rosarino que filmó el accionar de los agentes.

Contracara

Como ocurrió con Rubén, el ciudacoches de Alvear al 1100 que en un gesto de honestidad encontró la billetera de una joven madre y se tomó un colectivo para llevarle sus pertenencias hasta 1º de Mayo al 4400; existen casos similares.

El 23 de agosto, la Secretaría de Control recibió una nota firmada por decenas de vecinos de Alvear al 1400 en la que avalaron el accionar de Hugo, un cuidacoche “desde hace más de 20 años”. “Apoyamos que siga cuidando los autos en esta zona”, dice la carta.

En contraposición, cabe recordar que hace unos días, cuatro cuidacoches fueron derivados a la seccional 2ª de policía tras haber agredido a botellazos y piedrazos a los agentes de la GUM y de la policía.

Los sujetos fueron detenidos tras la agresión, y previamente habían sido denunciados por exigir 200 pesos por auto en La Fluvial.