Desde 2015 el divorcio dejó de ser un tema jurídicamente conflictivo.

En 2009 los tribunales de Familia de Rosario abrieron un total de 11.155 causas por problemas dentro del seno familiar; y se estima que este 2018 cierre con cerca de 19.400 expedientes nuevos. Casi la mitad de esos casos es por violencia. Para el juez de Cámara en lo Civil y Comercial, Marcelo Molina, este incremento de casos se explica por una mayor conciencia ciudadana y por los nuevos tipos de familia.

“El incremento de la violencia familiar está muy relacionado con una concientización que se dio en los últimos 10 años en cuanto a que la gente viene y ejerce efectivamente sus derechos”, explicó Molina en contacto con el programa A diario, que conduce Albert Lotuf por Radio 2.

Señaló que el divorcio desde 2015 dejó de ser un tema tan conflictivo, al menos dentro del Poder Judicial y que su lugar lo ocupó la violencia intrafamiliar, las cuotas alimentarias no pagadas y la obstaculización del contacto de los niños con alguno de sus padres.

Este escenario se complejiza con la proliferación de los nuevos tipos de familia.