El jefe de la barrabrava de Rosario Central, Andrés Bracamonte, conocido como Pillín, terminó detenido este jueves en la previa del encuentro entre su equipo y Talleres, por la Copa Argentina.

Bracamonte fue sorprendido por la policía bonaerense entregando entradas de protocolo en las inmediaciones del estadio de Lanús, escenario del encuentro, cuando esas localidades son destinadas a dirigentes y allegados, lo que demuestra su ascendencia dentro del club.

“En la provincia de Buenos Aires no va a entrar más a ninguna cancha”, aseguró el titular de Aprevide, Juan Manuel Lugones, quien supervisó el operativo.

Pillín encabeza la banda conocida como “de Los Pillines”, mayoritaria en la barra canalla, y supo integrar el colectivo Hinchadas Unidas Argentinas.