El financista Ernesto Clarens

El financista K Ernesto Clarens finalmente fue aceptado como arrepentido en la causa de los cuadernos de las coimas K, luego de que el juez Claudio Bonadio aceptase homologar el acuerdo que había sido alcanzado por el imputado con el fiscal Carlos Stornelli.

Clarens ingresó este mediodía al despacho del magistrado junto a su abogado, Hugo Pinto. El empresario, que admitió haber cobrado coimas de empresas beneficiadas con contratos en el Estado, ahora estará en el expediente como imputado arrepentido.

El financista, señalado en la causa de la ruta del dinero como la persona que ideó el esquema de lavado de dinero utilizado por el empresario Lázaro Báez, amplió sus dichos como arrepentido luego de que el fiscal Carlos Stornelli pidiera su detención.

Según trascendió, el ejecutivo ofreció información de obras en las que se habrían pagado retornos. Además, entregó documentación respaldatoria de sus dichos en un pendrive.

A fines del mes pasado, efectivos de varias fuerzas de seguridad allanaron las oficinas de Inverness, la financiera de Clarens. Los procedimientos fueron ordenados por el juez Sebastián Casanello en el marco de la causa por lavado de dinero a través de la financiera SGI, conocida como “La Rosadita”.

Los agentes policiales inspeccionaron la oficina 1004 del décimo piso del edificio ubicado sobre Esmeralda al 740, en el barrio porteño de San Nicolás, donde funciona la empresa.

Los uniformados secuestraron en ese lugar cuatro computadoras, una grabadora DVR, tres pendrives y cuatro cajas con documentación y los libros contables de la firma.

A Clarens, vinculado al ex presidente Néstor Kirchner, se lo señala como partícipe en el manejo de los fondos de la provincia de Santa Cruz.