Macri junto a los gobernadores (archivo)

Cuando faltan diez días para que el Gobierno presente el proyecto de Ley de Presupuesto 2019 en el Congreso, la Casa Rosada conseguirá la semana que viene la foto que necesita para que avance el consenso: Mauricio Macri recibirá a los gobernadores provinciales para concluir el acuerdo sobre la norma que incluirá las variables económicas del nuevo programa con el FMI.

La última reunión que sostuvieron el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, con los ministros de economía de las provincias sirvió para “seguir acercando posiciones”, según comentaron fuentes oficiales. Los enviados de los gobernadores plantearon a los funcionarios nacionales que no bloquearán el tratamiento del Presupuesto. Desde las provincias dejaron saber luego del encuentro que “falta la letra chica” y que “resta definir con más exactitud cada uno de los ítems y cuánto impacta en lo económico”.

Los gobernadores peronistas mantuvieron reuniones en los últimos días y ahora dieron luz verde a una cumbre junto a Macri la semana que viene. El cónclave tendría lugar el martes. Antes de pisar la Casa Rosada, los mandatarios opositores sostendrán una última parada para llevar una postura en común ante el jefe de Estado.

Los detalles sin cerrar -tal es la intención de ambas partes- serían pulidos en ese round previo que organizan los gobernadores peronistas considerados “dialoguistas”, como Juan Manuel Urtubey (Salta), Juan Schiaretti (Córdoba) y Domingo Peppo (Chaco), entre otros. En esa reunión estará presente Frigerio.

El Presupuesto 2019 tiene especial importancia ya que deberá contener las variables económicas previstas en el acuerdo con el FMI. Aunque ya hubo un programa rubricado en junio, actualmente el Ministerio de Hacienda negocia una reformulación para acelerar el envío de dólares al Tesoro.

Claro que esa asistencia adicional vendrá acompañada con una exigencia de ajuste mayor. De hecho, el Gobierno ya llevó como prenda de negociación con los técnicos del Fondo el programa anunciado por Nicolás Dujovne para eliminar todo el déficit fiscal primario durante 2019, apoyado en la recaudación de un impuesto especial temporario a las exportaciones.

A las provincias les toca aproximadamente un cuarto del monto total a ajustar. Son unos 100.000 millones de pesos que serían cubiertos con varias medidas, entre ellas el traspaso de subsidios de transporte y el costo de la tarifa social eléctrica, que recaerá sobre las espaldas de los presupuestos provinciales.

Los mandatarios provinciales, más allá de los guiños a la Casa Rosada, esperan gestos de acompañamiento desde los despachos nacionales a algunas de las propuestas que llevaron a la mesa. Los gobernadores buscan, por ejemplo, que la anunciada eliminación del reparto del Fondo sojero tenga algún “sustento crediticio”.

Según explicaron cerca de Frigerio, se trataría de una serie de préstamos directos a los municipios para evitar que se frenen obras públicas que ya están en desarrollo.