Los estudiantes pasan las noches en las casas de estudios en defensa de la educación pública. 

Más de la mitad de las facultades de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) amanecieron ayer con estudiantes en sus instalaciones debido a las tomas que se definieron en cada una las casas de estudios. La consigna central de defender la educación pública se manifestó en cada una de las instituciones que dependen de la UNR de manera distinta, pero con la misma premisa.

Además, hoy habrá una inédita marcha de antorchas conformada por todas las facultades y los colegios que dependen de la UNR. Comenzará a las 18 y marcharán por avenida Pellegrini y por bulevar Oroño, para confluir en la intersección de ambas arterias e ir, todos juntos hasta el hipódromo.

Los cientos de jóvenes que tomaron las casas de estudios demostraron que “la facu”, además de ser un lugar al que los estudiantes van a ejercer su condición de tal, es como la propia casa. Sobre todo, por la cantidad de horas que pasan en las aulas o en las instalaciones.

<b>Consignas.</b> Una de las intervenciones en el patio de la Facultad de Humanidades.
Consignas. Una de las intervenciones en el patio de la Facultad de Humanidades.

Una de las intervenciones más fuertes se sitúa en el ingreso a la Facultad de Arquitectura, que recibe a los visitantes con una veintena de maquetas. Prolijamente colocadas, simulan contener lápidas hechas con papel que están pegadas a sillas y pupitres.

Los epitafios que se dejan leer en esas improvisadas lápidas se acompañan con calaveras y leyendas “Qepd” (que en paz descanse).

A su vez, un cartel emula, con una inscripción en letras negras, un célebre capítulo de Los Simpsons y se refiere directamente al presidente Mauricio Macri: “Usted fue robado por el gato”.

<b>Contundente. </b>El reclamo en la entrada a la Facultad de Arquitectura critica duramente los recortes del gobierno nacional.
Contundente. El reclamo en la entrada a la Facultad de Arquitectura critica duramente los recortes del gobierno nacional.

Ese cartel tapa apenas uno más grande hecho en cartón: en grandes letras rojas se lee, claramente, “cementerio de maquetas”.

En la misma facultad, durante la recorrida por sus pasillos se repiten las consignas para defender la universidad pública y uno, algo escondido, por si todavía hay algún desorientado, manifiesta: “Estudiantxs en toma”.

Dormir en “la Facu”

En la Facultad de Humanidades y Artes, al conocido colorido de su patio central se sumaron ayer diversas postales que dan fe del compromiso de los estudiantes con la medida para visibilizar los tiempos difíciles que atraviesa la educación pública.

Mates yendo de mano en mano, rasguidos de guitarras y algunas intervenciones se dan en el patio de una de las facultades que tomaron la posta en las tomas de los edificios que, con el correr de los días, se extendió a las otras casas de estudio de la UNR.

<b>Cartel.</b> La Facultad de Humanidades, en su ingreso por calle Corrientes
Cartel. La Facultad de Humanidades, en su ingreso por calle Corrientes

Un pequeño panel a la izquierda del mástil central deja ver intervenciones coloridas. “La educación jamás nos dejará ser pobres”, “Lo bueno del conocimiento es la enseñanza” y “Es fácil medir el hambre de la panza de otro” dominan el rectángulo de fondo blanco, colocado sobre un caballete.

En un rincón del patio, una evidencia de la medida que llevan adelante estudiantes y docentes es un pequeño montón que conforman algunas bolsas de dormir y un par de colchonetas aislantes para apoyar el cuerpo en el piso.

Visibilización

En los pasillos de Humanidades, a pesar de no haber movimiento de estudiantes yendo a cursar, sí se movilizan quienes, por estos días, viven dentro de la facultad para visibilizar la lucha docente y la defensa de la educación pública.

Todavía quedan vestigios de otras medidas adoptadas para evidenciar la medida de fuerza, como algunos carteles que indican la ubicación del baño en la facultad de Entre Ríos al 700 hechos con la temática de Harry Potter.

Ello, por la maratón de películas sobre el joven mago que hubo el fin de semana. La misma duró 24 horas: desde las 11 del sábado hasta las 11 del domingo.

Ese evento, explicaron, podría haberse realizado el 31 de julio (cumpleaños de Harry Potter) pero se eligió el 1º de septiembre para que sea en el marco de la lucha docente.

Así, con un cementerio de proyectos arquitectónicos, una maratón de películas o una toma del edificio, los estudiantes le ponen el cuerpo y la mente a la lucha para defender a la educación pública.