La desprolijidad con la que se manejó la organización supera cualquier lógica. La confirmación del partido se dio a conocer cinco días antes, y jugar en cancha de Temperley suena a caprichoso y no beneficia a nadie, ni siquiera a la Copa Argentina.

Es que Aprevide tiene en mente restringir el número de hinchas, y difícilmente autorice más de 5 mil leprosos en el sur del Gran Buenos Aires. Y eso afectará a la recaudación, y también a los simpatizantes rojinegros que no podrán movilizarse como sucedió en Santa Fe o Junín, instancias previas de esta edición donde viajaron casi diez mil hinchas para apoyar ante Deportivo Rincón y Cadu.

El valor de las entradas sería de 350 pesos, aunque si se confirma la restricción, es posible que hay una venta anticipada para socios, aunque aún no hay confirmación oficial desde el Parque.