Bajo el agobiante calor de Nueva York, Juan Martín Del Potro derrotó al estadounidense John Isner por 6-7(5), 6-3, 7-6(4) y 6-2, en tres horas y media, y se metió en la semifinal del US Open.

Como era de esperar en un partido entre dos grandes sacadores, el primer set necesitó de un tie-break para definirse. Allí, el norteamericano estuvo más preciso y un mini break le alcanzó para imponerse en el tie-break.

A pesar del golpe que significó para el argentino haberse quedado sin la primera manga, su tenis no desapareció y en el cuarto game del segundo parcial logró quedarse con el servicio de Isner. Ese quiebre le fue suficiente a Delpo para sentenciar un contundente 6-3 e igualar el match.

El desarrollo del tercer parcial fue muy similar al del primero. Ambos jugadores sacaron a relucir su saque y el tie-break fue inevitable. Sin embargo, aquí la historia fue otra con respecto a la del primer set: el argentino, más entero físicamente, mostró toda su jerarquía y, con dos mini breaks, derrotó al estadounidense por 7-4.

Con el ánimo por las nubes, Juan Martín tuvo un furioso arranque en el tercer set y se quedó con el primer juego de servicio de Isner, quien a esa altura se veía muy afectado por las altas temperaturas.

Para no dejar dudas de su superioridad, cuando el local sacaba 2-5, Del Potro, con mucho esfuerzo, le arrebató el servició y coronó un partido fantástico.

Al igual que lo hizo en el 2017, el argentino se metió en la semifinal del último Grand Slam del año y ya no perderá puntos en el ranking de cara a lo que viene. Su próximo rival será el ganador del partido que disputarán Rafael Nadal (1º) y Dominic Thiem (9º).