Forma parte de las medidas nacionales. Se trata de la cifra que recibe la provincia al año y que está dirigida al servicio interurbano. El ministro de Transporte, José León Garibay, advirtió que difícilmente pueda ser absorbido por la provincia, aunque aclaró que el anuncio es reciente y que se requieren mayores precisiones.

El ministro de Infraestructura y Transporte de la provincia, José León Garibay, informó que la provincia de Santa Fe recibe alrededor de 2300 millones de pesos al año en concepto de subsidios. Se trata de recursos que están destinado a subvencionar parte de la tarifa del servicio interurbano de colectivos.

“No tengo precisiones”, advirtió el funcionario santafesino respecto a la posibilidad de que la provincia asuma el costo de los subsidios al transporte. “Estamos a la espera de anuncios definitivos. La decisión del gobierno nacional es quitarlos. Eso va a impactar fuertemente en lo que es el transporte interurbano que administra la provincia”, describió.

Quien opinó sobre la misma medida fue el gobernador Miguel Lifschitz: “Venían desde hace muchos años (los subsidios) permitiendo que los trabajadores, empleados, estudiantes, jóvenes, pudieran movilizarse hacia sus trabajos, hacia sus lugares de estudio, con tarifas razonables. Su eliminación van a tener una un impacto duro sobre la movilidad de las personas pero sobre todo en el bolsillo de las familias trabajadores”
Consultado el ministro Garibay sobre la posibilidad de que la provincia pueda absorber el impacto en las tarifa, dijo: “Supongo que no. No teníamos previsto ni siquiera el fondo sojero (que las provincias dejaron de percibir) menos este impacto. Habrá que trabajarlo entre municipio, provincia y nación”.
Igualmente, el funcionario prefirió esperar a tener mayores precisiones sobre la medida. “Es algo reciente. No sabemos a partir de cuándo, de qué forma, si va a haber gradual; si habrá una decisión inmediata. Teniendo conocimiento de eso, veremos de qué manera avanzamos”, manifestó.
Igualmente, Garibay insistió en que los municipios y las provincias no están en condiciones de afrontar ese impacto. “Hay dificultades en municipios y provincias. Son los que están absorbiendo el impacto de la problemática social y el impacto de las pérdidas de empleo. Creo que no tienen más herramientas para afrontar estos temas. Creo que hay que buscar un acuerdo integral con las provincias para ver de qué manera se distribuyen los esfuerzos”, comentó.