El entrenador de Newell’s Omar De Felippe intentó transmitir un mensaje de fortaleza tras la nueva derrota de este lunes pero aclaró que depende de la reacción de sus futbolistas ante el difícil momento.

“Hay que evaluar un montón de cosas, seguir trabajando y que los pibes tomen confianza nuevamente. Yo, esto de pelear abajo lo viví muchos años, vengo curtido. Mi termómetro son los jugadores, si ellos se animan y yo los veo reaccionar, vamos a salir adelante”, dijo el DT en conferencia de prensa.

Aclaró que en caso contrario, “uno no puede someter a un club tan grande a algo que no funciona” y estaría dispuesto a dar un paso al costado pero que por ahora pretende insistir con su trabajo.

“Esperamos que sea una cuestión de confianza. No es que el equipo juega mal. Sí tenemos muchos altibajos dentro de un mismo partido”, reconoció el técnico leproso tras la caída por 2-1 ante Atlético Tucumán.

En ese sentido, analizó el duelo en el Coloso: “Jugamos bien hasta el gol, intentamos ir por abajo, por los costados, ganamos por afuera. Después el equipo se quedó, se metió muy atrás”.

“En el segundo –amplió– tiramos pelotas frontales contra un equipo que es lo que mejor defiende. Nos ganaron muy bien el medio y no les pudimos encontrar la vuelta. Todas las segundas pelotas fueron de ellos. Y nos hicieron el gol que sabíamos que nos podían hacer”.