Las ventas minoristas de los comercios Pymes cayeron el 8% en agosto frente a igual mes del año pasado, medidas a precios constantes, y acumulan una baja anual de 3,7% en los primeros ocho meses del 2018.

Frente a julio se desplomaron 11,2 % (sin desestacionalizar), que si bien, en parte, se explica porque agosto generalmente es más bajo en consumo que su antecesor, este mes influyó el pronunciado derrumbe de la demanda en general.

TODOS LOS RUBROS QUE COMPONEN LA OFERTA MINORISTAS SE RETRAJERON, INCLUYENDO FUERTES DECLIVES EN BIENES SENSIBLES COMO ALIMENTOS Y BEBIDAS O MEDICAMENTOS.

“El consumo viene bajando sustancialmente en los últimos meses, pero dentro de toda la caída de las ventas minoristas preocupa especialmente la baja en las compras de alimentos”, destacó Domingo Roberto Torres, de la Unión Industrial de La Pampa.

En agosto el 68,4% de los comercios consultados tuvieron descensos anuales en sus ventas, solo el 23% crecieron y el 8,6% se mantuvo sin cambios.