Desde su implementación en 2013, retomaron la secundaria más de 18 mil estudiantes de 160 localidades de la provincia.

La provincia organizó este sábado la fiesta de egresados para 180 hombres y mujeres de distintos barrios santafesinos que culminaron el secundario en el marco del plan Vuelvo a Estudiar. Desde su implementación en 2013, retomaron la secundaria más de 18 mil estudiantes de 160 localidades de la provincia.

La actividad se llevó a cabo en Demos Comunidad Cultural Emergente de la ciudad de Santa Fe y contó con la presencia del delegado de la Región IV de Educación, Juan Cruz Giménez, el diputado provincial Julio Garibaldi y el concejal Emilio Jatón.

En la oportunidad, Jatón anunció que los alumnos tendrán acceso a un viaje de egresados a Rosario, donde podrán recorrer el Acuario del Río Paraná y el Casco Histórico de la ciudad.

“El Vuelvo a Estudiar es una herramienta fantástica para la conclusión de sueños. En cada barrio vemos las intenciones y las ganas de los vecinos de terminar la escuela secundaria y este tipo de políticas públicas valorizan la importancia del título. Nos cruzamos con muchísimas historias en las que el objetivo siempre fue el mismo: finalizar sus estudios”, dijo el concejal.

“En esta cena vi caras de felicidad, de satisfacción, de poder llegar a tu casa y decir ‘lo logré’. Esas sensaciones no se olvidan. A partir de este momento, los egresados comienzan una nueva etapa, con objetivos distintos y un acompañamiento familiar incesante”, agregó.

Por último, Jatón destacó que “es importante que los egresados de la ciudad de Santa Fe también puedan cerrar su ciclo en la escuela secundaria con un viaje para encontrarse con sus compañeros en otro ámbito y disfrutar de un momento de entretenimiento”.

DAR VUELTA LA PÁGINA
Marta Guzmán, una de las egresadas de 50 años de edad que logró un promedio de 9.10 puntos, relató su experiencia personal: “Me criaron mis tíos. Cuando estaba terminando 7° grado, se vino la inundación a la zona de la Costa y tuvimos que salir corriendo. Pude finalizar la primaria, pero después hubo que trabajar. Cuidé chicos, limpié casas, hice de todo. Ahora soy asistente escolar. Hacer la secundaria siempre fue mi materia pendiente”, asume.

“Es una etapa que necesitaba cerrar. De todo lo aprendido, que fue muchísimo, lo más importante para mí fue la cuestión tecnológica. Pude acceder a un montón de herramientas que desconocía. Y tuve el apoyo permanente e incondicional de los tutores, que me ayudaron a atravesar todo el proceso”, cuenta.

Elizabeth Nocera, de 58 años, recordó que “cuando era adolescente no pude terminar la secundaria por problemas económicos”. En 2015 se propuso iniciar los estudios para ser chef, pero el título secundario era un requisito indispensable.

“Mi hija me inscribió. Aprendí un montón, no podría decir en qué manera me ha cambiado la vida. Cambió mi forma de ser, mi personalidad, mi manera de relacionarme con la gente, mi vocabulario, mi modo de expresarme. Estoy muy orgullosa de haber cumplido esta meta. Los tutores, los profesores, todo el equipo fue realmente extraordinario”, afirma.

Para Melania Rossi, de 21 años, el Vuelvo Virtual fue una verdadera oportunidad. “En su momento había dejado el secundario porque yo juego al fútbol, competía, faltaba a clases y en el colegio privado al que iba no me dejaban rendir libre, entonces repetía. Dejé la escuela y a los 16 años empecé a trabajar en limpieza de edificios y oficinas. Hoy soy fotógrafa, y también hago algunos trabajos administrativos. Pero me voy a inscribir a fin de año a alguna carrera, todavía no la tengo definida”, asegura.