foto jose almeida colon - union de santa fe superliga 2018-19 santa fe 02-09-2018

El fútbol está cargado de imprevistos. Siempre fue así. Ayer, uno de esos sucesos sorprendentes, propios de cuentos futboleros, le dieron la posibilidad a Marcos Peano de debutar en Primera.

Lo fortuito fue su ingreso justo en la máxima cita del fútbol santafesino, no el camino que lo colocó a las puertas de esa chance.

Hace varios años se fue del pago, de Freyre, en el este cordobés, con un bolso colmado de sueños y convicciones. Hoy, varios años, risas y lágrimas más tarde ese viaje ha comenzado a devolver el sacrificio con caricias de Primera.

Han pasado 17 años del último debut de un freyrense en el escenario máximo de nuestro fútbol, casualmente en el mismo estadio.

Lo que no es casual es que haya ocurrido en Santa Fe. No se sabe a ciencia cierta porque la llaman “La Cordial” pero si es cierto que sus habitantes la honran con altura abrigando las ilusiones de los pibes que llegan al rojiblanco o al rojinegro cada año. Y sin importarle que colores defienden, sino entendiendo que son jóvenes que precisan amistad y no rivalidades.

Marcos es un nuevo puente entre Freyre y la elite del deporte nacional, y es a su vez, un nuevo romance entre nuestro pueblo y Santa Fe. Tal como el que vivimos otros hijos del deporte freyrense tiempo atrás.