foto jose almeida colon - union de santa fe superliga 2018-19 santa fe 02-09-2018

En el club lo consideran una promesa, ya jugó con la Selección Sub 17 y Sub 20 y estuvo cerca de ir a préstamo al Anderlecht.

Marcos Peano se convirtió rápidamente en tendencia el domingo a la tarde, cuando tuvo que ingresar a los 23 minutos del primer tiempo en el partido frente a Colón. Si, al joven arquerito de 19 años le tocó debutar justo en un clásico y en el Cementerio de los Elefantes. Encima, saltó a la cancha en lugar de Joaquín Papaleo, quien también estaba haciendo su debut con la camiseta de Unión, pero tuvo que salir porque recibió un pelotazo en un ojo izquierdo y no pudo seguir. Peano, quien nació el 15 de octubre de 1998 en Freyre, Córdoba, había sido citado de urgencia por Madelón en lugar de Nereo Fernández, el arquero titular, quien no se pudo recuperar a tiempo de una contractura y quedó marginado del partido.

Marcos dio sus primeros pasos en el club 9 de Julio Olímpico de su ciudad. Desde que comenzó a jugar, siempre manifestó su deseo de ir al arco y poco a poco empezó a mostrar cualidades. A los 12 años participó de una prueba que realizó Unión cerca de su casa y llamó la atención de los reclutadores. Así, unos días más tarde recibió un llamado en el que le anunciaron que había quedado y se mudó a Santa Fe, donde se instaló en la pensión del club.

Entre sus principales cualidades, más allá de las que mostraba dentro de la cancha, desde el club resaltaban su tenacidad, responsabilidad, seriedad y actitud. Y fue por todo esto que Madelón decidió convocarlo a su primera pretemporada con sólo 16 años. También en el 2015, fue seleccionado para integrar el plantel de la Selección Sub 17, que participó del Mundial de Chile. Un año más tarde, le llegó la chance con el Sub 20: fue convocado para disputar el Torneo de L’Alcudia.

En los años siguientes recibió ofertas de otros clubes, pero Peano decidió seguir su carrera en Unión, aunque tenía otros arqueros adelante. Con la idea de darle fogueo, Nicolás Frutos lo contactó con el Anderlecht para realizar una prueba, y después de 20 días, el club belga quedó muy contento con el jugador. Sin embargo, con la partida de Matías Castro, se abrió un lugar para Peano, quien finalmente se quedó y este domingo ya tuvo su primera chance.