A la espera de los cambios que se prevén en el Gabinete y las medidas que anunciará el Gobierno para achicar el déficit fiscal (eliminación de 10 ministerios y posible imposición de retenciones al sector agropecuario), todas las miradas estarán puestas el lunes en el mercado de cambios a la espera del movimiento que pueda tener el dólar. No obstante, operadores y analistas no descartan que el impacto de estas medidas se refleje recién el martes, ya que mañana se celebra el Día del Trabajador en Estados Unidos y se prevé que la operatoria tenga un acotado volumen.

En ese contexto, analistas afirmaron que los anuncios que haga el Gobierno serán determinantes para poder estabilizar o no el tipo de cambio, al tiempo que aseguraron que el Banco Central deberá plantarse fuerte para no seguir devaluando el peso.

Para el operador Christian Buteler, los anuncios que haga el Ejecutivo serán importantes, pero independientemente de eso, consideró que “el Banco Central debería mantener el esquema de tres subastas diarias”.

En tanto, Leonardo Svirsky, operador de Bull Market Brokers, señaló que el lunes “no habrá mucho movimiento por el feriado en Estados Unidos”, aunque remarcó que si la idea es mantener la cotización del dólar estable, el Central tendría que continuar con las tres subastas que se realizaron al cierre de la semana pasada. “Lo que se puede llegar a mover es la bolsa porteña: las acciones y los bonos pero el resto no”, afirmó.

Cabe destacar que en medio de la crisis económica y financiera que atraviesa el gobierno del presidente Mauricio Macri, el dólar acumula un avance del 95,6% en el año, mientras que el agosto subió un $ 8,5 y en la semana, $ 5,5.

El mercado y la bolsa porteña operarían con menor volumen este lunes a raíz del feriado en Estados Unidos por el Día del Trabajador, una circunstancia que podría “facilitar la estrategia oficial de aventar incertidumbre con nuevos anuncios que se esperan para comienzos de la semana“, señalaron otros operadores.

El analista Gustavo Quintana, de PR Corredores de Cambio, también planteó sus dudas con respecto a la operatoria del mercado para ese día. “No se puede operar para el mismo día y eso traba toda la actividad, en épocas normales se opera muy poco, pero estamos en momentos especiales. Veremos”.

En esa línea, el director de Eco Go, Federico Furiase, dijo que “lo que tiene que hacer el Gobierno es presentar un plan de aceleración del ajuste fiscal que sea políticamente respaldado por la oposición para que tenga credibilidad en el mercado y de esa forma adelantar los desembolsos del FMI y cerrar la brecha financiera de este año y el que viene y despejar las dudas de riesgo de default”.

“En ese contexto de crisis y devaluación con un dólar que llegó a $ 40, las retenciones son un mecanismo transitorio que le permitiría al Gobierno llegar a ese equilibrio entre acelerar el ajuste fiscal pero amortiguando el impacto de la devaluación sobre el salario real para que el plan del ajuste fiscal sea políticamente viable”, destacó.

Según Furiase, un dólar promedio a $ 40 para el año que viene, exportaciones proyectadas en u$s 70.000 millones y 5% de alícuota promedio al total de retenciones, “dejaría un ahorro fiscal en torno a 0,8% del PBI para el año que viene y ayudaría a acelerar el ajuste fiscal de la meta de déficit inicial primario de 1,3% a una de 0,5% del PBI”.

Asimismo, añadió que junto con un plan de estabilización y acuerdo con empresarios y sindicatos para estabilizar las expectativas de inflación, sumado a las retenciones que te ayudan a cerrar fiscalmente y adelanto de desembolsos del FMI, “el Banco Central ese debería plantar fuerte para no seguir devaluando el peso”.

“Con ese plan de estabilización y el cierre fiscal y el adelanto de desembolsos del FMI, con un dólar a $ 40, que ya deja un nivel de competitividad de la economía bastante bueno, sí tiene sentido ahora que el Banco Central intervenga con señales fuertes para que no se sigua depreciando el peso, se agudice la recesión y escale la crisis que estamos teniendo.”, concluyó.

A raíz de esta situación, hubo diferentes encuentros el sábado en la Quinta de Olivos entre el Presidente, funcionarios para delinear las nuevas medidas. Los más altos dirigentes de Cambiemos – la gobernadora, María Eugenia Vidal, el jefe de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, el titular de la Jefatura de Gabinete, Marcos Peña, mantuvieron encuentros con Macri con el objetivo puesto en tratar de encontrar una solución a la crisis cambiaria, un problema que amenaza con tener derivaciones políticas y económicas.

El Gobierno sigue insistiendo en la necesidad de acentuar el ajuste de las cuentas públicas para reconquistar la confianza de los mercados y cortar la corrida hacia el dólar. En consecuencia, sería inminente el anuncio del recorte de ministerios a 10 carteras.

Además, se espera que el lunes el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne anuncie un paquete de medidas fiscales para revertir la “situación transitoria de desconfianza y necesitar menos del mercado” y viajará a Washington para definir los detalles de los adelantos de dinero que el Gobierno pidió al Fondo Monetario Internacional (FMI).

La salida de los vicejefes de Gabinete, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, son las piezas que Macri entregará para no resignar a Marcos Peña, tal como informó ámbito.com. De esta manera, las segundas líneas de Peña dejarán la coordinación económica y pasarán a ocupar otros puestos dentro del Gobierno.