Nereo, habitual titular, no llegó al compromiso por un problema muscular.

El tercer arquero de Unión, Marcos Peano, de 19 años, tuvo su debut soñado en Primera División ni más ni menos que en el clásico santafesino ante Colón en el estadio Brigadier General Estanislao López.

Es que Nereo Fernández, habitual titular, no llegó al compromiso por una molestia muscular en el gemelo derecho y su lugar fue ocupado por Joaquín Papaleo, quien sufrió un golpe en la cara a los 26 minutos del primer tiempo y tuvo que ser atendido en el vestuario.

Ni bien entró Peano con la número 34 en la espalda y el marcador 0-0, recibió el saludo y la arenga del árbitro Fernando Rapallini.