Carolina Stanley y Mauricio Macri

Durante el fin de semana en las extensas reuniones que tuvieron Olivos, Mauricio Macri y su gabinete no sólo definieron fusiones de ministerios y salidas de funcionarios. También resolvieron aumentar los fondos destinados al área social, para aliviar la incidencia que tendrá el fuerte ajuste en el gasto público que el Gobierno deberá hacer para cumplir con la baja del 1,3% al 0,4% del déficit fiscal, y así cumplir con las metas exigidas por el Fondo Monetario Internacional (FMI). Esta será una de las medidas que el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne anunciará el lunes.

Desde la semana pasada, el Presidente trabajó con Dujovne y la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley en un plan para contener posibles conflictos en la calle. Decidieron hacer uso de la “salvaguarda” que permite usar en este área hasta $ 13.500 millones en el 2018 y el equivalente a 0,2 por ciento del PBI para los años siguientes. Una de las medidas concretas será el aumento de montos de la Asignación Universal por Hijo (AUH), actualmente en $ 1.684.

Además de un alza en la ayuda que cobran los casi cuatro millones de beneficiarios de este programa social -medida que se extendería al resto de los planes- Dujovne anunciaría además beneficios en el transporte y un plan de precios sociales en productos de primera necesidad. Las medidas apuntan a aliviar en los sectores más vulnerables el impacto de la devaluación, ya que el dólar aumentó casi 100% en un año y el alza de la moneda verde impacta en la inflación.

Hasta ahora, Desarrollo Social reforzó las partidas en asistencialismo, en los comedores escolares y merenderos. En paralelo, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, días atrás, dispuso la reasignación de $ 1.000 millones para destinarlos al área social, que se suman a los $ 318 millones que estaban destinados a obra pública y que en julio pasado se usaron para los comedores sociales.