Un conductor grabó en un carretera de Turquía hasta qué punto llega la irresponsabilidad de un padre. Desde su vehículo, vio perfectamente cómo una menor, su hija, de 13 años, iba atada al portabicicletas de la furgoneta.

La imagen es sorprendente pero lo cierto es que el hombre declaró, tras ser detenido por la policía, que la niña viajaba en la parte de atrás del vehículo por propia voluntad.

Una afirmación que mantuvo también el hermano mayor de la menor, que aseguró que a su hermana siempre le había encantado viajar en el portabicicletas y que, en esta ocasión, no quiso oponerse a su voluntad.

Eso sí, para la policía sí es una imprudencia y al darse cuenta del incidente, rastreó el vehículo y al conductor y padre de la niña, tras ver que el vídeo estaba circulando en las redes sociales.