Mientras algunos aseguran que Franco Soldano podría haber jugado su último partido en Unión, adonde convirtió el tanto del triunfo ante Aldosivi, el delantero se mostró muy molesto por lo que, según él, sería un manoseo en torno a su futuro. Y no sólo disparó contra la prensa: también la ligó la directiva.

“Algunas cosas me dan risa. Me vendieron tantas veces ya que me parece que hay una tendencia periodística y dirigencial a exponerme como jugador”, se quejó.

Después amplió: “Ningún dirigente salio a rectificar que me habían vendido en su momento a Atlético Nacional, después a Levante, después a Grecia. Entonces trato de no hablar, mantenerme al margen”. Y agregó: “Soy fiel a mi palabra, siempre dije que mientras tenga contrato con el club lo voy a respetar. Se enfoca mucho en el jugador y muchas cosas no las decidí”.

Al pedirle que profundice sobre lo que se dijo y le cayó tan mal, respondió: “‘El jugador no quiere jugar acá o allá’. Y acá depende de tres: el que compra, el que vende y el jugador, y no siempre soy yo el que dice que no”.

Por último, resumió: “Yo soy jugador de Unión, me queda un año de contrato, si no me venden antes, y me tengo que preparar para jugar cada fecha”.