El templo erigido en honor a la santa patrona.

Tal como vinimos anunciando esta localidad está inmersa en las actividades por la celebración de su fiesta patronal, en honor a Santa Susana y recordando el centésimo trigésimo séptimo aniversario de la formación de la localidad.

FESTEJOS CENTRALES
Hoy 11 de agosto, es la fecha de los festejos centrales, ya que es el día designado para la Fiesta de Santa Susana.
En tal sentido, Alejandro Ambort, presidente comunal hizo saber que “este sábado, 11 de agosto, es el día central de los festejos en la localidad. Desde las 18:30 se realizará la Procesión y luego la Misa en Honor a Santa Susana, patrona del pueblo en su día, en la Parroquia Santa Susana, celebración será presidida por el Padre Hugo Barbero, a cargo de la parroquia desde inicios de mayo.
Luego llegará el turno de la cena, el baile y el show. Será desde las 20:30 hs en instalaciones del Club Cultural y Deportivo Susana donde se celebrarán los 137 años de vida de la localidad en el día de su Santa Patrona. La animación estará a cargo de La Onda Kuartetera, la participación humorística de “El Gringo de Irigoyen” y la presentación musical de Emi Billoud y los Juglares. Las tarjetas se pueden reservar a los teléfonos 482218 – 482250.

Santa Susana. Virgen y mártir
La Iglesia celebra junto con San Tiburcio a Santa Susana virgen y mártir. Se cuenta que era hija de un sabio sacerdote llamado Gabino y sobrina del Papa San Cayo. Era tan encantadora como bella y su erudición igualaba a la de su padre. El emperador Diocleciano, que buscaba esposa para su hijastro Maximiano, oyó tantas alabanzas de Susana, que mandó a Claudio, un tío de la joven que trabajaba en la corte, a decir a Gabino que quería casar a Susana con Maximiano. Pero, en cuanto Susana se enteró del honor con que la distinguía el emperador, declaró que era esposa de Cristo y que no podía aceptar otro marido.
Con diversos ardides Dioclesano prosiguió insistiendo en lograr el matrimonio para su hijo, como Susana convenció a sus tíos para que se bautizaran y donasen su riqueza a los pobres, y continuase rechazando su oferta, autorizó a uno de sus favoritos, Julián, a que capturasen a Máximo y Claudio – tíos de la joven- y sus familias, remitiéndolos a Cumas donde los quemó vivos, mientras que Santa Susana y su padre fueron decapitados en su propio domicilio.