El hombre quedó a disposición de la justicia Federal.

La Policía de Investigaciones detuvo el jueves por la noche a uno de los sospechosos del secuestro extorsivo cometido el 7 de julio pasado en Cazadores al 1900. La familia de la víctima llegó a pagar 100 mil pesos para liberarlo. El delincuente fue apresado en un domicilio ubicado en la zona sur.

Según informaron fuentes policiales, la PDI allanó tres viviendas. En una de ellas fue arrestado el delincuente, de 30 años. El hombre está sospechado de haber participado en el secuestro de M. G. a principios del pasado mes. Se secuestró un auto, cinco celulares, una tablet, siete mil pesos, chips de teléfonos y documentación.

Los procedimientos fueron el resultado de tareas investigativas de la Fiscalía Federal 2. Intervino también el Juzgado Federal Nº 4 de Rosario.

M. G. fue abordado el 7 de julio, cuando salía con su auto de un depósito situado en Cazadores al 1900. El vehículo quedó en el lugar con las luces encendidas y con la llave colocada en el interior, y el muchacho fue llevado hacia otro lugar.

Los ladrones exigían a la familia de la víctima una suma de dos millones de pesos. Como no disponían de ese dinero, entregaron todo lo que llegaron a recaudar, unos 100 mil pesos.

La plata fue dejada en inmediaciones de Avellaneda y Battle y Ordóñez, cerca de las vías del ferrocarril. Una vez que se entregó el dinero pactado, el joven fue liberado y pudo llegar a la casa familiar. Presentaba un traumatismo de cráneo.

Los maleantes contaban con datos bastante precisos sobre el movimiento de la familia del joven secuestrado.