El exsecretario de Obras Públicas negó haberse enriquecido de forma ilícita. La semana que viene lo indagarán en la causa de Los cuadernos de las coimas.

Pasaron dos años desde que José López cayó in fraganti cuando intentaba esconder bolsos con casi u$S 9 millones en un convento y el juicio oral en el que está procesado por enriquecimiento ilícito avanza. El exsecretario de Obras Pública llegó temprano a los Tribunales de Comodoro Py y declara ante el Tribunal Oral Federal 1. “Ese dinero no es mío, es de varias personas vinculadas a la política“, sostuvo.

Lo que voy a explicar ahora es la verdad, solo es verdadero lo que voy a decir ante este tribunal, por lo que no es dicho en esta declaración debe considerarse como descartado, desmentido y sin valor alguno”, manifestó en el comienzo de su declaración. “No me enriquecí ilícitamente“, aclaró.

En esta causa también son juzgados su esposa, María Amalia Díaz; la religiosa Celia Inés Aparicio y los empresarios Andrés Galera, Carlos Hugo Gianni y Marcos Marconi (estos dos últimos señalados como sus presuntos testaferros). “Voy a declarar siempre que no ponga en riesgo la seguridad de mi familia y la mía propia”, aclaró.

López fue uno de los colaboradores más cercanos del exministro Julio De Vido y se desempeñó como secretario de Obras Públicas en el Ministerio de Planificación, uno de los que más fondos manejó durante el kirchnerismo. El exfuncionario K fue detenido el 14 de junio de 2016, mientras trataba de ocultar bolsos con casi U$S 9 millones en un convento.

En ese sentido, negó haberse enriquecido de forma ilícita y aseguró: “Tengo las mismas propiedades que en el 2003, solo se agregó un gomón, un terreno fiscal en El Calafate y otro en Tucumán“. Y agregó: “Ningún miembro de mi familia se enriqueció”.