Fue una decisión adoptada por el Ministerio de Seguridad de la provincia, calificada de “urgente y extrema”.

El Ministerio de Seguridad de la provincia resolvió suspender todas las licencias ordinarias del personal policial de la provincia para atender la crisis derivada de los reiterados ataques contra jueces y el asesinato de un testigo de la causa Los Monos en Rosario. La decisión de la cartera que conduce Maximiliano Pullaro fue calificada como medida “urgente y extrema”.

Las únicas licencias que se mantendrían son las de mujeres embarazadas o las que hayan sido madres recientemente.

Según trascendió, la medida se adoptó ante la necesidad de contar con todo el personal disponible para patrullar la ciudad de Rosario. Es debido a las últimas balaceras contra viviendas habitadas por funcionarios del Poder Judicial o familiares de magistrados, en su mayoría, vinculados al juicio contra la banda narco Los Monos, que también incluye el asesinato de uno de los testigos de aquella causa.

En la resolución se menciona la “imperiosa necesidad” de establecer resoluciones “urgentes y extremas a partir de acontecimientos delictivos sucedidos en Rosario, concretamente balaceras contra distintos inmuebles asociados a jueces intervinientes en el proceso a la banda Los Monos”.

Finalmente, la medida prohíbe que los policías asignados a custodias usen sus celulares personales o cualquier otro dispositivo electrónico. La resolución es de “cumplimiento obligatorio” y alcanza “a todo el personal de la policía de Santa Fe”.