El proyecto de iniciativa popular se definiría en la sesión de este jueves. El objetivo de los lugareños es que los ediles conozcan las condiciones en que viven, con calles sin asfalto y en malas condiciones, zonas poco iluminadas, sin cloacas y con microbasurales en distintas esquinas.

Vecinos de barrio Transporte impulsan una sesión especial del Concejo Municipal en el barrio para noviembre. Con ese objetivo ya ingresaron el proyecto de decreto como petición de particulares el pasado 27 de junio –expediente CO-0062-01516383-5– y también entregaron las más de 1.300 firmas que consiguieron en adhesión de parte de ciudadanos de toda la ciudad con el objetivo de lograr que en la sesión de este jueves se logre la aprobación.
Cabe destacar que el objetivo del pedido tiene relación con el deseo de los vecinos de lograr mejoras en el barrio (delimitado al norte por avenida Gorriti, al sur por Risso, al este avenida Aristóbulo del Valle y al oeste Facundo Zuviría), las cuales consideran urgentes y vienen de larga data, tales como la pavimentación de calles, instalación de cloacas, limpieza y más iluminación.
En el texto entregado se expresa textualmente que “Transporte es uno de los barrios que más se ha ido poblando desde hace más de 50 años” y se reclama que, sin embargo, “la mayoría de sus calles son de tierra, lo que genera inconvenientes para (el ingreso) del transporte público, los servicios de emergencia y la prevención en materia de seguridad”.
Asimismo los autoconvocados mencionan que su petición de sesión especial se realiza: “Con el convencimiento de que es posible realizar un trabajo conjunto que nos permita a todos llevar nuestras propuestas y tener mayor proximidad con nuestros representantes”.
“Ya este año se hicieron distintas reuniones con concejales de todos los bloques para poner en conocimiento del estado que tiene Transporte, un sector de la ciudad que presenta falencias muy importantes”, remarcó Miriam Vigil, una de las referentes del sector que junto a otros vecinos autoconvocados pujan por recuperar la vecinal que está sin funcionar desde hace mucho tiempo.
En ese sentido, la mujer hizo extensiva la invitación a todos residentes para que se sumen a la labor que están desarrollando como grupo de autoconvocados que –puntualizó– no tiene ninguna afinidad política, solo el firme objetivo de recuperar la sede vecinal que hoy tiene sus puertas cerradas.
Olvidados
Los habitantes de barrio Transporte aseguran sentirse “olvidados”. A su alrededor, por la ubicación estratégica que tiene, cercano a importantes avenidas del norte de Santa Fe, se han visualizado mejoras en los últimos años, pero las mismas nunca se trasladaron a su zona.
“Tenemos tres calles de oeste a este asfaltadas y una sola de norte a sur, que están totalmente destruidas. La única que más o menos se mantiene es la hecha con hormigón, Padre Genesio; las otras, que son Risso, Javier de la Rosa y 1º de Mayo, están llenas de baches, con lo cual parecen también de tierra”, explicó Miguel, otro vecino y agregó: “Las arterias de tierra, por su parte, también están totalmente rotas. Acá transitar un día de lluvia es prácticamente imposible”.
El problema de la basura en barrio Transporte también es uno de los pedidos históricos, sobre todo en las esquinas que rodean a la plaza Pucará (ubicada entre las calles Padre Genesio, 1º de Mayo, Risso y Pasaje Ingenieros) y al club deportivo que lleva el mismo nombre (instalado en la manzana conformada por las calles 12 de Infantería, San Jerónimo, Ayacucho y 9 de Julio), donde la formación de microbasurales es constante.
Los vecinos exigen mayor limpieza y controles, ya que aseguran que “a diario hay gente ajena a la zona que se acerca a dejar todo tipo de desechos”, convirtiendo a las montañas de bolsas de residuos, ramas y hasta electrodomésticos rotos en una postal constante.
La iluminación, por su parte, es otro de los reclamos que se mencionan entre las demandas de quienes habitan el sector, considerando el pedido central para lograr también una mayor seguridad.