El Senado rechazó por 38 votos contra 31 y dos abstenciones el proyecto de legalización del aborto.

Tras una maratónica e histórica sesión, la media sanción proveniente de Diputados finalmente no logró prosperar en la Cámara alta y fue bloqueada por la negativa de la gran parte de los parlamentarios.

El tratamiento del proyecto, que involucró más de seis semanas de debate en el plenario de comisiones de Salud, Asuntos Constitucionales y Justicia y Asuntos Penales por los que pasaron más de 140 especialistas a favor y en contra de la iniciativa, deberá esperar hasta el año siguiente para regresar al debate.