Pilay tiene un nuevo Gerente General. Se trata de Luciano Morad, un ejecutivo rosarino con experiencia en el sector bancario (HSBC, Galicia) que llega a reemplazar a Gonzalo Crespi, que luego de 17 años en el puesto pasa a ocupar un lugar en el directorio.

“Uno de los objetivos principales es poner el producto disponible en el mercado de capitales para llegar a una mayor cantidad de clientes”, dijo Morad sobre uno de los objetivos principales al asumir el cargo. Este es un camino que la firma comenzó a desandar hace un tiempo, cuando decidió sumar a los fideicomisos financieros inmobiliarios como nueva herramienta de inversión.

Según Morad, Pilay ha tenido un crecimiento notable en los últimos 15 años: “En 2003 teníamos 3 mil clientes y en la actualidad tenemos 35 mil”. Un extenso portfolio que están seguros que ampliarán “cuando pase la tormenta financiera”.

Además, el ejecutivo apunta a mejorar la eficiencia de la organización y a crecer en otras plazas, sean nuevos países o provincias (ya tiene filiales en Rosario, Santa Fe, Córdoba, Paraná y Uruguay).

El ladrillo no falla

“Sabemos que un departamento es un activo que protege los ahorros y que muchos lo ven como un refuerzo de sus jubilaciones. Es parte de la planificación financiera personal”, entiende Morad sobre la motivaciones de los clientes de Pilay a la hora de decidir una inversión. Por eso, “hacemos mucho énfasis en la calidad, para que el servicio de posventa sea armonioso”.

En medio de un proceso en el que la recuperación del crédito hipotecario busca convertir inquilinos en dueños, la compañía muestra sus cartas: “Si haces los números a grandes rasgos, y sumás la cuota espera más un alquiler de plaza, te da aproximadamente lo mismo que una cuota posesión, que te habilita a habitar un departamento que ya sabés que es tuyo (…) Es una opción muy interesante en comparación –por ejemplo- con un fideicomiso a tres o cuatro años donde los desembolsos tienden a ser bastante altos”.

EL DATO

En lo que resta de 2018 Pilay se apresta a entregar 300 departamentos, al tiempo que construye 970.