La ministra de Seguridad pide nuevos y más estrictos controles para los presos que siguen delinquiendo dentro de las unidades penales. El viernes llegará a Santa Fe para hablar con la Justicia y formalizar el pedido.

La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, ordenó restringir los sistemas de visitas en las cárceles donde se encuentran alojados los principales líderes de la banda de Los Monos para “evitar que sigan manejando las actividades delictivas”.

Por otro lado informó que el viernes estará en la provincia para hablar con los jueces y pedirles de manera expresa mayor controles a los delincuentes que cometen ilícitos desde las penitenciarias.

La funcionaria afirmó que “ya tomamos algunas medidas y una de ellas fue sacar a los presos de peligrosidad de la cárcel de Piñero y fueron derivados a otras cárceles. Ahora lo que tenemos planeado hacer es sacar a las personas que tengan que ver o sigan con el delito dentro de la unidad y por otro lado hay que mejorar los sistemas de controles. No podemos permitir que en la cárcel se sigan organizando y funcionen asociaciones narco criminales. Tenemos que tomar medidas estrictas para cortar la posibilidad que estos delincuentes sigan manejando los negocios y la vida y la libertad de la gente dentro de las penitenciarias

Con respecto a las medidas a tomar Bullrich explicó que en el caso de la telefonía celular se pondrán inhibidores para poder cortar las señales telefónicas y el uso de internet. Esto tiene que ir acompañado de un sistema de control y aislamiento muy sólido. Sobretodo con las personas que ya cometieron algún tipo de delito dentro de la cárcel. El caso de Cantero es uno. También tiene que haber un control de visitas y de todos los movimientos de estos delincuentes tan peligrosos.

Tras la consulta si esto “es viable” ya que se intentó con anterioridad en la provincia restricciones similares y no funcionaron, Bullrich explicó que van a hablar con los jueces y “tendremos que ponernos firmes en este tipo de cosas”. Por otro lado destacó que “aquel juez que se negó porque pensó que eso era cortarle algún derecho a una persona detenida y, con el paso del tiempo y los hechos consumados fue testigo de que la delincuencia se sigue orquestando dentro de un penal puede cambiar de opinión. Tendremos una reunión y hablaremos con los jueces, dijo.