El fiscal Baclini y el ministro Pullaro se encargaron de dar a conocer las novedades.

Después de 70 días de ocurridos las dos primeras balaceras contra viviendas vinculadas a jueces y funcionarios que investigaron y juzgaron a Los Monos, cuya seguidilla de graves intimidaciones tuvo el sábado como blanco de una balacera al Centro de Justicia Penal (CJP), el fiscal general Jorge Baclini y el ministro de Seguridad de Santa Fe Maximiliano Pullaro anunciaron ayer la detención del presunto autor material de esos dos primeros hechos, un joven de 22 años identificado como Brian F., y apuntaron a Ariel Máximo “Guille” Cantero como quien ordenó esos atentados. Los anuncios fueron realizados luego un operativo con 26 allanamientos practicados desde la mañana en los que se incautaron elementos de interés para la investigación.

Como las complejas investigaciones están en curso, los funcionarios tuvieron suma prudencia al brindar detalles de las evidencias que desembocaron en los resultados expuestos. Lo más relevante fue la confirmación de las sospechas e hipótesis que se ponderaron desde un primer momento sobre el papel de Los Monos en la instigación de los ataques.

El titular del Ministerio Público de la Acusación (MPA), flanqueado por autoridades de Gendarmería, de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) y el fiscal regional Patricio Serjal, dio a conocer aspectos de una pesquisa en la que se interceptaron líneas telefónicas y se entrecruzaron declaraciones testimoniales e investigaciones conexas de al menos dos unidades fiscales, como Delitos Económicos y Complejos e Investigación y Juicio.

Dos detenidos

Tras solidarizarse con las víctimas y calificar los hechos como “de suma gravedad, porque ponen en vilo las instituciones de uno de los Poderes del Estado y con eso el sistema democrático“. Baclini confirmó esas dos detenciones a la que se sumaría, a la tarde, otra de un adolescente de 17 años.

Uno de ellos sería el autor material de uno de los hechos relacionados con el primer ataque (el pasado 29 de mayo, a una casa de Italia 2100 y un edificio de Montevideo al 1000, ambas propiedades que ocupara el juez Ismael Manfrín, presidente del tribunal oral que en abril pasado condenó a Los Monos). También hay otra persona detenida en relación al secuestro en su domicilio de un arma de fuego calibre 380“, adelantó el fiscal.

Baclini describió la pesquisa como “puntillosa, detallada y reservada“, y confirmó la sospecha que más inquietaba a las autoridades. “Se concluyó en la identificación de Ariel “Guille” Cantero como autor intelectual de esos ataques, quien podría haber dado la orden para que esto se materialice“, remarcó el fiscal. Luego, desde el MPA se señaló que el presunto autor material fue detenido en una vivienda de Medina al 4300, a la misma altura de bulevar Avellaneda.

Baclini no descartó ninguna hipótesis sobre personas y motivaciones que no necesariamente tengan que ver con Los Monos y agregó que la investigación aún continúa su curso. “Se están generando puntos y detalles relacionados a otras personas” que puedan ser “autores intelectuales o materiales“.

Además, aportó que se colectaron datos en relación al ataque contra el policía Ariel Lotito (investigó a Los Monos y el 30 de junio balearon una casa donde vivió diez años) ya que en uno de los allanamientos se secuestró el arma de fuego que se habría utilizado en esa agresión.

“A paso firme”

En el mismo tono reservado y sin filtrar datos que puedan entorpecer la investigación en curso, Pullaro contestó varias preguntas. “Es una investigación compleja y profunda que de la Fiscalía. Ese 29 de mayo dijimos que íbamos trabajar fuertemente para dar con los autores materiales, pero fundamentalmente con los intelectuales. Hoy estamos en condiciones de decir que esa investigación fue sumamente reservada pero difícil, por los datos iniciales, pero se pudo saber quien fue el autor intelectual y se detuvo al autor material de dos hechos“.

El ministro remarcó que en Santa Fe se viene “avanzando a paso firme en la lucha contra las mafias. La Justicia tomó decisiones ejemplares con bandas vinculadas a la narcocriminalidad con condenas ejemplares. Entendemos que se pretendió amedrentar para que el Estado y las instituciones retrocedan en esas decisiones” analizó sobre las motivaciones de los atentados.

Pullaro agregó sobre la persecución a Los Monos que un primer paso fue “meterlos tras las rejas. Era una banda que se creía impune, intocable. Luego el Estado tomó los bienes de esos delincuentes y pasaron a ser patrimonio de Santa Fe. Después fueron trasladados a cárceles federales. Mientras yo sea ministro de la provincia de Santa Fe no va a haber ningún pacto con las mafias y seguiremos avanzando de la misma manera“.