Caren Shibein, delegada del Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y el Racismo, dijo que la decisión fue de los empleados y las empleadas del organismo. “Nosotros autorizamos a que lo hagan”, explicó.

“No es una posición nacional o una postura del Inadi, sino de los trabajadores”, argumentó.

No obstante, la cuestión surgió en torno a si un organismo de carácter nacional puede tomar postura en un debate que mantiene a la sociedad fragmentada.