Un hombre de 28 años identificado como Lucas Sebastián Ocampo fue condenado a cuatro años de prisión de cumplimiento efectivo por la portación de un arma de fuego y por haber cometido delitos contra la propiedad en la ciudad de Frontera (departamento Castellanos). La pena fue resuelta por la jueza Cristina Fortunato en el marco de un juicio en el que se abreviaron los procedimientos.

El fiscal que investigó el caso es Carlos Vottero, mientras que la defensora fue la abogada Mónica Ronchi del Servicio Público Provincial de la Defensa Penal (SPPDP).

La calificación legal por la que fue condenado Ocampo es la autoría de los delitos de hurto simple; tentativa de robo simple (dos hechos); encubrimiento; desobediencia a la autoridad y portación de arma de fuego de guerra. Todos los hechos fueron atribuidos en concurso real.

Pena unificada y reincidencia

Vottero explicó que “el monto de la pena surgió de la unificación de la condena impuesta por los delitos cometidos en Frontera, y de otra pena de cumplimiento condicional –cuya condicionalidad fue revocada por la jueza Fortunatto– que había sido dictada en julio de 2016 por el Poder Judicial de la provincia de Córdoba”.

El funcionario del MPA hizo hincapié en que “si bien la Defensa se opuso a lo planteado por la Fiscalía, la jueza entendió nuestra solicitud de que se declare reincidente a Ocampo. De esta manera, además de lograr la prisión efectiva por cuatro años, se lo declaró reincidente por primera vez”.