Además de Boudou, están imputados Alejandro Vandenbroele, Guido Forcieri y Rafael Resnick.

El ex vicepresidente Amado Boudou hace su descargo final este martes, el día en el que los jueces del caso Ciccone decidirán si el ex ministro de Economía irá o no a prisión. Está acusado de negociaciones incompatibles con la función pública y cohecho. La querella pidió su detención inmediata.

“Hay un relato construido”, se defendió este martes Boudou en su último descargo ante el Tribunal Oral Federal N°4 que hoy dará a conocer la sentencia contra el ex vicepresidente. Dijo que “el supuesto del cohecho no tiene ningún asidero ni ningún vínculo con la prueba porque no existió” y habló de “una cuestión de revancha”.

“Vandenbroele explicó que la empresa era de empresarios, que supuestamente él había escuchado que yo tenía un acuerdo con esos empresarios, que no dijo cuál era ni cómo lo sabía, ni qué forma tenía, pero el propio Vandenbroele dijo que el cohecho no existió, que no hubo un traspaso ni una negociación entre el señor (Nicolás) Ciccone y mi persona, ni por mí ni a través de terceros”, sostuvo el ex funcionario K.

“Hay una cuestión de revancha de clase, también hay una cuestión de aleccionar: que nadie se atreva a intentar cambiar las cosas. Los políticos que caminan por el carril que los poderosos deciden, caminan sin problemas. Los políticos que deciden transformar la realidad son perseguidos inicialmente de forma mediática y después por el sistema de administración de leyes”, concluyó.

Además de Boudou, están imputados Alejandro Vandenbroele y Guido Forcieri quienes evitaron hablar. En tanto, Rafael Resnick Brenner pidió su absolución y reclamó que en el juicio “hay muchos ausentes”. “Estamos en un debate que vamos a la velocidad de una Ferrari y abajo hay una bicicleta fija sin intención de averiguar qué es lo que pasa realmente con este caso”, dijo.

Según publicó TN, el ex jefe de asesores de la Afip acusó a la fiscalía de “trastocar pruebas y mentir en un alegato” y consideró que las acusaciones en su contra “se basan en conjeturas que no se compadecen con la prueba y desplazan la presunción de inocencia”. Resnick Brenner afirmó que “no es parte de ningún plan criminal”. Y sostuvo que existe un “vedetismo y protagonismo jurídico que puede distraer las resoluciones judiciales llegando a efectuar resoluciones contrarias a derecho”. “Quiero entender que no va a pasar eso con este Tribunal”, concluyó.