En medio de la investigación que dasataron los cuadernos de las coimas, en donde Oscar Centeno, chofer de Roberto Baratta (número dos de Julio De Vido) reveló una supuesta ruta de coimas millonarias durante la gestión kirchnerista, el Senado avanzará el martes en un dictamen para autorizar los allanamientos de tres propiedades de la expresidenta Cristina Kirchner.

El pedido lo hizo el juez Claudio Bonadio, quien está a cargo de la causa. La Comisión de Asuntos Internacionales fue convocada para que este martes a las 18.30 puedan emitir un dictamen que avale el operativo en el departamento que tiene la senadora en Recoleta, la casa en Río Gallegos y el domicilio ubicado en El Calafate. En caso de ser aprobado, se tratará el próximo jueves en una sesión especial de la Cámara baja.

Uno de los abogados de la ex mandataria, Gregorio Dalbón, comentó este lunes que le planteó a su clienta que no esperara el permiso del Senado para colaborar con la Justicia, ya que “no hay absolutamente nada que esconder”.

Sin embargo, el letrado recalcó que el pedido de este allanamiento será utilizado “por una cuestión de noticia” tanto en la Argentina como a nivel internacional.

Las posiciones dentro del justicialismo son variadas. Por ejemplo, el peronista salteño Rodolfo Urtubey manifestó que el Senado “no debe entorpecer lo que es una medida de prueba”. Mientras que otros sectores de la oposición creen que sólo están “buscando humillar a Cristina”.

El objetivo de los allanamientos será constatar si en las propiedades se encuentran más evidencias específicas sobre la causa que investiga Bonadio, después de las declaraciones y pruebas que obtuvo el fiscal Carlos Stornelli.

Esta no fue la única medida que el magistrado ordenó sobre Cristina. El miércoles la citó a indagatoria para el lunes 13 de agosto. Tras la declaración, si es que no se ampara en sus fueros para no ir, el juez solicitaría el desafuero de la expresidenta en el Senado.