Los productores de la localidad santafesina de Colonia Durán no salen de su asombro tras la aparición de siete vacas mutiladas de una forma totalmente inusual en el medio del campo.

“Hace 20 días encontramos una vaca a la que le faltaba todo el cachete, la lengua, no era normal”, expresó Norberto Bieri, productor rural que encontró los animales. A ese hallazgo, se le suman otras seis vacas muertas que fueron encontradas en los últimos días, todas ellas preñadas, por lo que la pérdida asciende a 14 vacunos.

Además, agregó que, a pesar de los cortes, no hay sangre. Ni en el interior de los animales, ni en el lugar donde aparecen muertos. “Yo no las quise tocar, pero otros las han abierto y no tienen nada de sangre”, indicó Bieri. Otro de los misteriosos detalles es que a las vacas “no se les acercan ni las moscas”, y los cortes son “perfectos”, imposibles de efectuar por humanos, afirmó el productor.

Algunos aseguran ver luces cuando cae la noche que no se parecen a estrellas, pero que surcan el cielo de aquellos campos dónde aparecen los animales muertos. Otros van más allá y se animan a hablar del famoso y nunca bien identificado “chupacabras”.

Pero lo que sucede no parece ser exclusivo de Colonia Durán. Según pudo saber La Nación, semanas atrás aparecieron muertos cinco animales en el paraje El Cerrito (jurisdicción de Fortín Olmos). Antes fueron ubicados siete vacunos mutilados en campos de Malabrigo. Y hay una decena más de casos que no fueron denunciados en el norte santafesino.