El primo de Macri se presentó en Comodoro Py en la causa en la que se investigan pagos de sobornos durante el kirchnerismo. Su mano derecha se sumó a los “arrepentidos”.

El empresario Angelo Calcaterra declara de manera espontánea ante el juez federal Claudio Bonadio en Comodoro Py, en la causa por el pago y reparto de coimas durante el kirchnerismo para financiar las campañas electorales de Néstor y Cristina Kirchner, que recibían la plata, de acuerdo a las anotaciones en cuadernos que hizo Oscar Centeno, exchofer de la mano derecha de Julio De Vido en Planificación, Roberto Baratta.

Calcaterra se puso a disposición de la Justicia y declaró que el Gobierno, durante el kirchnerismo, le exigió fondos para las campañas electorales del 2013 y del 2015, en momentos en que IECSA estuvo a punto de fundirse. El primo del presidente Mauricio Macri quedó imputado en la investigación. Uno de los detenidos es Javier Sánchez Caballero, exgerente general de IECSA, la constructora que pertenecía a Calcaterra. El nombre de Sánchez Caballero aparece en las anotaciones que hizo Centeno, y se sumó a los “arrepentidos”en la causa.

IECSA fue una de las empresas que más contratos ganó entre 2003 y 2015, solo superada por Techint y Electroingeniería, según datos que difundió Planificación hace tres años. La compañía obtuvo, entre otras obras, el proyecto para soterrar el tren Sarmiento. Lo hizo en alianza con la brasileña Odebrecht y la italiana Ghelli. Se trata de una obra de unos U$S 3.000 millones.

Según los datos de los cuadernos de Centeno, uno de los pagos de coimas que hizo Sánchez Caballero fue por las empresas ODS SA y por IECSA SA en Machaca Güemes 351, en el garaje del Hilton, en Puerto Madero. Las anotaciones indican además que el 30 de junio de 2015 Nelson Lazarte, mano derecha de Baratta, retiró U$S 1.250.000 que le entregó el ahora detenido empresario.

Los empresarios detenidos seguirán en prisión por orden Bonadio, que confirmó el pedido del fiscal y rechazó las excarcelaciones de los hombres de negocios. Además de De Goycoechea, Sánchez Caballero y Valenti permanecen en la cárcel Carlos Wagner, expresidente de la Cámara Argentina de la Construcción; Gerardo Ferreyra y Jorge Neira, de Electroingeniería; Armando Loson, del Grupo Albanesi; Claudio Javier Glazman, de Sociedad Latinoamericana de Inversiones; y Carlos Mundin, de BTU.

En la causa hay 18 imputados y para hoy está previsto que declaren cuatro empresarios: Rodolfo Paulette, Alejandro Ivanissevich, Raimundo Peduto y Manuel Santos Uribelarrea. A las 10, además, declaran el ejecutivo “arrepentido” Juan Carlos De Goycoechea, exdirectivo de Isolux Corsán, y una hora más tarde lo hará Francisco Valenti, de IMPSA.

La Justicia investiga cómo funcionaba el circuito de recolección de coimas y la distribución del dinero. En la mayoría de los casos Baratta buscaba el la plata en hoteles de Puerto Madero o en diferentes puntos de la Capital Federal. Los sobornos eran trasladados por Centeno, que registró todos los movimientos en cuadernos.

El propio De Vido y su mano derecha entregaban la recaudación cuando el monto era “importante”, o sea, si superaba los dos millones de dólares, de acuerdo a las anotaciones del chofer en sus cuadernos, que están en manos de la Justicia.

En esas oportunidades el auto iba directamente hacia la quinta presidencial de Olivos o al departamento ubicado en Juncal y Uruguay, propiedad de la expresidenta Cristina Kirchner. Allí recibía el paquete Daniel Muñoz, exsecretario privado de Néstor Kirchner.