Leonardo Fariña, quien reveló los detalles de la ruta del dinero K en una investigación de Periodismo para todos, rompió el silencio en medio del escándalo de los cuadernos de Oscar Centeno, el chofer de Roberto Baratta, y aseguró que “el problema de mover tanto dinero es que quedan cabos sueltos”.

El ex valijero, que en su momento contó que la plata de las coimas “era tanta que se pesaba en vez de contarla”, no se mostró sorprendido con las revelaciones del conductor y aventuró que, quizás, Centeno escribió los cuadernos para “tener una carta guardada”.

En una entrevista en América, Fariña dejó definiciones sobre el escándalo de corrupción por el que hay 17 detenidos, un empresario prófugo y ocho libros con pruebas.

  • El problema de mover tanto dinero es que quedan cabos sueltos.
  • No creamos que la corrupción está solo en la construcción.
  • El riesgo de participar de un delito, con esta clase de personas, conlleva un riesgo muy grande.
  • El motivo por el que Centeno escribió los cuadernos lo desconozco, quizás fue una carta guardada por cualquier problema con los jefes.
  • Cuando te tienen que soltar la mano lo hacen, la fidelidad no caracteriza al pensamiento kirchnerista.
  • Yo no me detengo en quién lo escribió, pero sí recuerdo y me doy cuenta de que el circuito que describí es más complejo de lo que pensaba.
  • Para empezar, aclaro que esto no empezó en 2003, cuando (los Kirchner) llegaron a la Presidencia. Esto es una copia de lo que hacían en Santa Cruz, pero maximizado.
  • En el caso de la obra pública, vos tenés a Wagner, que era el Presidente de la Cámara de la Construcción. Dentro de eso había “clubes” para las presentaciones en las licitaciones. 
  • Wagner es un personaje central. No sólo compró un lote en el extranjero. En los allanamientos en la ruta del dinero K, cuando le patearon la puerta a la financiera Maxinta, había registros de que él operaba con ellos.
  • En Europa es común tener mucho arte para lavar dinero (en referencia a la colección de Wagner).