Mientras el gobierno de María Eugenia Vidal evalúa aplicar una multa millonaria contra Suteba por el paro de 48 horas en adhesión a una medida convocada por la Confederación de los Trabajadores de la Educación (Ctera), los maestros bonaerenses contestaron que el Gobierno sólo busca “extorsionar” y “amedrentar” a los trabajadores para que no luchen por sus derechos. El paro docente cumple hoy su segunda jornada, de acuerdo a la convocatoria nacional que tiene acatamiento también en la Ciudad de Buenos Aires y en otros tres distritos del país.

Lo que está haciendo el Gobierno es extorsionar a los sindicatos. Los gobiernos autoritarios tienen estas metodologías. Vamos a impugnar cualquier tipo de multa que quieran llevar adelante“, sostuvo Roberto Baradel, titular de Suteba, esta mañana al enterarse que el gobierno provincial evalúa sancionar a su organización con una multa que podría ser de 600 millones de pesos.

Para Baradel, el motivo de la multa no es otro que el de amedrentar y extorsionar a los docentes. “Si ellos se creen que nos van a amedrentar o a amordazar imponiendo una multa se equivocan. Nosotros vamos a seguir defendiendo a los trabajadores“, defendió el dirigente gremial la actividad de su sindicato, que junto con otros cuatro sindicatos docentes conforman el Frente de Unidad Docente Bonaerense.

Lo que no entienden es que es una medida nacional. La Ctera es una confederación nacional con medidas de fuerza de acción directa en seis provincias“, explicó Baradel sobre la medida de fuerza implementada finalmente en las escuelas de la provincia de Buenos Aires. En un primer momento, el Frente de Unidad había convocado a un paro de 72 horas tras lo cual el Ministerio de Trabajo bonaerense, a pedido de la gobernadora, ordenó la conciliación obligatoria.

Pero más tarde la Ctera convocó a una medida de fuerza nacional, que alcanzó a todos los sindicatos que integran esa confederación. Suteba, el sindicato con mayor representación entre los docentes bonaerenses, se adhirió a esta protesta. “El mejor mundo para ellos es un mundo sin organizaciones sindicales. Pareciera que el derecho a huelga es un delito“, se quejó Baradel.

Sobre la acusación del ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, que dijo que Ctera era “más peligroso que D’Elía”, Baradel no se guardó su opinión. “Un ministro de Educación tiene que guardar el decoro. Parece más un barrabrava, no parece un ministro de Educación”, opinó el dirigente y agregó: “Estamos viviendo una situación muy compleja de ataque permanente a los docentes y a los sindicatos“.

En el marco del paro convocado por Ctera, que contó con una amplia adhesión de los docentes porteños también, este mediodía los sindicatos de educadores se movilizarán desde el Congreso a la Casa de la Provincia de Buenos Aires primero, para luego dirigirse hasta el Ministerio de Educación Nacional. Reclaman que el Gobierno reinstaure la paritaria nacional de los maestros.