Convocada por los profesionales de la salud se realizó este domingo en Esperanza como en todo el país una manifestación pública para pronunciarse contra la denominada “Ley IVE” abreviatura de “Interrupción Voluntaria del Embarazo”.

Los médicos, enfermeros y trabajadores de la salud se reunieron cerca de las 16 frente al municipio y allí esperaron la llegada del público que tuvo una gran respuesta que obligó a cortar el tránsito en una de las arterias de Plaza San Martín.

La Doctora Elisabeth Miranda (Mat. 6297) fue la encargada de leer el “Manifiesto” que los profesionales y los vecinos luego firmaron para enviar al Senado de la Nación en los próximos días.

En el mismo se expresa claramente el rechazo al proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo que castiga a los médicos que se oponen a realizar esa práctica y no a los ‘médicos aborteros’.

Recordaron que un ser humano es tal desde el momento de su gestación y aclararon en el mismo que “no es un acto de interrupción del embarazo, sino un acto simple y cruel de interrupción de una vida humana; el aborto es un acto indigno de la práctica médica”.

Mientras la profesional leía el documento, a pocos metros de allí, se realizaba otra expresión pública, menor en cantidad de asistentes, que con pañuelos verdes se expresaban a favor de la ley. Cantaban sus proclamas, pero no se produjeron incidentes y las dos marchas se realizaron con normalidad.

También vale destacar que no se observaron en el lugar sacerdotes o proclamas de la Iglesia Católica, sino que se trató de una clara expresión pública de profesionales que sustentaron su mensaje con datos científicos y evitaron todo tipo de mensajes religiosos.

“¿Han leído la ley? Facilita el aborto en una menor de 13 años sin el consentimiento de sus padres en el artículo 9, es un acto absoluto de irresponsabilidad”, dijeron.

Rechazaron estadísticas difundidas sobre muerte de mujeres por abortos clandestinos, reiteraron el rechazo a la ley que debate el Senado de la Nación y agregaron: “nos comprometemos con la defensa y el cuidado de la vida en todas sus etapas, salvemos a las dos vidas, toda vida vale, nadie menos“.

Finalmente invitaron a las embarazadas presentes a escuchar el latido de sus bebés, y fue así con tres madres que mostraron sus panzas orgullosas y emocionaron a todos al poder escuchar el latido de la vida. Orgullosas y en medio del aplauso se abrazaron a sus pañuelos celestes y gritaron con todos, “Sí a las dos vidas”.