Secretaria de Desarrollo Social, Brenda Vimo

El jefe de Gabinete municipal, Marcos Corach, y las secretarias de Hacienda, Marcela Basano, y de Desarrollo Social, Brenda Vimo, concurrieron ayer al Concejo Municipal para plantear la necesidad de encontrar alternativas que permitan hacer frente a la creciente demanda social originada por el deterioro de la situación económica de cientos de familias rafaelinas. Los números del crecimiento de la asistencia social resultaron elocuentes: en la actualidad, hay unos 10 mil rafaelinos que reciben algún tipo de asistencia alimentaria por parte del Municipio, sin contar a los que también están recibiendo ayuda de ONGs.

Aunque la reunión se realizó a puertas cerradas en las oficinas de la Presidencia del Concejo por decisión de los anfitriones, los funcionarios aportaron algunos datos a la prensa que se acercó al Concejo -es habitual que este tipo de reuniones se realicen en la sala de sesiones y sean abiertas a la prensa- acerca del impacto que está teniendo la caída del poder adquisitivo de la población entre los sectores más vulnerables.

En esa línea, Brenda Vimo aseguró que “venimos a plantearle a los concejales esta realidad y buscar soluciones. Los reclamos llegan por pedido directo y son a cualquier hora y en todo momento. Generalmente las necesidades son urgentes. Pero tenemos un presupuesto y una perspectiva que proyectó lo que esperábamos ocurriera en 2018. No esperábamos para nada que pasara lo que ahora está pasando y nos estamos quedando sin capacidad de respuesta porque cada vez la necesidad es mayor y es muy preocupante lo que sucede”.

En ese marco, admitió que “vinimos a pedir una reasignación de partidas. Es el momento de replantar cuáles son las prioridades, y creemos que las necesidades básicas son lo primero. La gente nos pide trabajo, que es muy difícil de solucionar, y ayuda para afrontar el costo de los servicios”.

La Municipalidad entrega 2.700 raciones diarias en el CIC del barrio Zazpe. Solo en el mes de junio llegaron 400 nuevos pedidos de raciones alimentarias en ese lugar. Además, colabora con la manutención de 9 comedores en toda la ciudad, que a veces tienen copa de leche y otros días tienen viandas. Vimo informó que también se entregan unas 3 mil unidades por mes de asistencia alimentaria, cada una para dos personas, a través de bolsones. En este caso hay demanda para 25% más, que todavía no pudo satisfacerse.
Otros datos significativos que se conocieron tienen que ver con situaciones que generalmente no se consideran como parte de la “ayuda social”, pero que son muy importantes. Un caso es el de los servicios fúnebres. El PAMI, por ejemplo, entrega un subsidio de 6 mil pesos en caso de fallecimiento, pero el costo mínimo del servicio es de 15.800 pesos. De enero a junio la Municipalidad tuvo que pagar 30 servicios fúnebres, incluidos los féretros.

El Estado local también hace frente a la cobertura de los servicios atmosféricos para familias imposibilitadas de pagarlo y que viven en zonas declaradas en emergencia sanitaria por el ascenso de la napa freática. Actualmente se pagan 360 visores mensuales (a razón de más de 500 pesos cada uno), pero la demanda creció al doble en los últimos meses.
Al encuentro de ayer no asistieron los concejales Leonardo Viotti y Ana Carina Visintini, ambos de vacaciones, así como tampoco el Dr. Silvio Bonafede. Sí lo hicieron el presidente, Raúl Bonino; los oficialistas Jorge Muriel y Evangelina Garrappa; y los representantes del FPCyS, Lisandro Mársico; y de Cambiemos, Hugo Menossi, Alejandra Sagardoy y Marta Pascual.