“Es un día histórico para la obra pública de nuestro país. Firmamos los primeros contratos de Participación Público Privada para transformar las rutas argentinas y que dejen de ser rutas de la muerte. Es un cambio profundo en la manera de hacer obra pública; a largo plazo, con transparencia y planificación, conceptos que no se asociaban a la política”, sostuvo Dietrich.

Lo cierto es que de los seis corredores viales adjudicados el último 18 de julio a partir del esquema de Participación Público-Privada (PPP) para transformar más de 7.200 kilómetros de rutas nacionales en una red de Autopistas y rutas seguras sólo se rubricaron los contratos de dos. Y por ahora, el corredor F del que forma parte la segunda etapa de la autopista de la 33 (desde San Eduardo a Rosario) quedó afuera.

Los que firmaron

Fueron dos las empresas que rubricaron es acuerdo. El primero es para el corredor vial A que une Las Flores con Coronel Dorrego (RN 3), además de otro ramal que va de Olavarría a Mar del Plata (RN 226). Los adjudicatarios fueron Paolini Hermanos, Vial Agro y la italiana INC. Entre las principales obras que deberán desarrollar durante los próximos cuatro años se encuentra la transformación en autopista del tramo Las Flores-Azul y la adaptación a ruta segura hasta Cnel. Dorrego, ambos sobre la RN 3. Mientras que sobre la RN 226 se transformará en ruta segura entre Azul y Mar del Plata.

El otro ramal es el denominado corredor vial C que son 778 km de la ruta nacional 7 que atraviesa Buenos Aires y el sur de Córdoba para llegar finalmente a Mendoza que tuvo como ganador en la contienda a la empresa Cartellone, una de las firmas de obra pública más conocidas de la Argentina que es, justamente, de origen mendocino. Los principales proyectos que deberá ejecutar en los próximos cuatro años son la transformación en autopista de la travesía urbana de Junín (Buenos Aires) y la variante a Desaguadero (límite Mendoza/San Luis) y la ruta segura Junín-Lte. Córdoba/San Luis que continuará los más de 200 km de autopista sobre la RN 7 que se están construyendo entre Junín y Luján que ya tiene un avance de más del 40 % en total.

“La firma del contrato es el punto de partida para el inicio de uno de los proyectos de infraestructura más importantes de nuestra historia. Gracias a esta herramienta vamos a poder mantener el nivel de ejecución de obras record de los últimos dos años y generar miles de nuevas oportunidades de crecimiento y desarrollo para los argentinos”. -Patricia Gutiérrez, administradora general de Vialidad Nacional.

“Las firmas de los contratos en el día de hoy muestran la confianza del sector privado en el mediano y largo plazo argentino. El plan de PPP busca poder cerrar ese enorme déficit de infraestructura heredado, y poder lograr mejorar la calidad de vida de todos los argentinos con obras que nunca se habían realizado”, José Luis Morea, secretario de Participación Público Privada del Ministerio de Hacienda.