Dos nuevos casos autóctonos de sarampión fueron atendidos en hospitales de la Ciudad de Buenos Aires, por lo que el Ministerio de Salud de la Nación emitió un alerta epidemiológico. Se trata de dos bebés de 5 y 6 meses asistidos en los hospitales porteños Ricardo Gutiérrez y Pedro Elizalde. El Ministerio de Salud de la Nación emitió un alerta en el que llama a verificar el estado de vacunación de la población y a intensificar la vigilancia epidemiológica de cuadros sospechosos para evitar la reintroducción de la enfermedad, en el marco de un contexto global con miles de casos, brotes activos y muertes. Sumados los dos de ahora al que ya había sido detectado en abril, ya son tres los casos autóctonos de sarampión: son los primeros que se registran en el país desde el año 2000.

Ayer se recibió la confirmación de los dos nuevos casos de sarampión tratados en hospitales de Ciudad de Buenos Aires. Ante el preocupante contexto epidemiológico global, se instó a los equipos de salud “a verificar el estado de vacunación de la población, sensibilizar la vigilancia epidemiológica de enfermedad febril exantemática (es decir, la característica erupción de la piel, de color rojizo y más o menos extensa) y responder rápida y adecuadamente frente a la identificación de casos sospechosos”.

Los equipos de los Ministerios de Salud porteño, de Provincia de Buenos Aires y de Nación, se reunieron para enfrentar el brote. Los niños afectados son un bebé de 5 meses, residente de la Ciudad de Buenos Aires, y una beba de 6 meses, residente en provincia de Buenos Aires. Se sabe es que ambos, un varón de barrio Monserrat de Capital Federal, y una nena de Glew, provincia de Buenos Aires, compartieron la sala de espera del Hospital de Niños Pedro Elizalde. “La gente del Elizalde está llevando adelante una exhaustiva investigación epidemiológica para intentar determinar la fuente, de quién se contagiaron.

Hallar esa fuente es fundamental, porque eso hace una gran diferencia entre que los casos sean autóctonos, o bien de una fuente importada”, dijo al diario Clarín Angela Gentile, presidenta de la Comisión Nacional para la Eliminación del Sarampión y la Rubeóla en Argentina y jefa de Epidemiología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. Además de la investigación para hallar la fuente de infección, las autoridades sanitarias dispusieron el seguimiento y la vacunación de bloqueo a los contactos de los chicos.

Leer más: Alerta nacional por casos de sarampión: reforzarán vacunación de niños

Afortunadamente la evolución de ambos bebés es buena, pero en menores de un año la enfermedad puede complicarse y provocar neumonía, neumonitis y encefalitis. “Los dos casos se confirmaron por serología (análisis de sangre) y detección de genoma viral en orina y muestra respiratoria”, detalló el Ministerio de Salud.

Descontado el caso endémico de abril pasado, en Argentina el último caso se registró en el año 2000 y, desde entonces, se registraron un total de 32 casos importados y relacionados a la importación. En América los últimos casos endémicos ocurrieron en 2002 en Venezuela. En septiembre de 2016 se declaró a las Américas “libre de virus de sarampión endémico”, siendo así la primera región del mundo en “eliminar” esta enfermedad. Desde entonces se han reportado casos importados y relacionados a la importación.

Este año 11 países han confirmado un total de 1951 casos. En Venezuela, cuyo sistema de salud pública está totalmente colapsado, se encuentra en desarrollo un brote, con 1.427 casos confirmados, mientras que en Brasil se confirmaron 350 casos. Se registraron casos importados en Colombia, Estados Unidos, Perú, Antigua y Barbuda, Guatemala, Canadá y México.

Para evitar la reintroducción del virus del sarampión en el país, el Ministerio de Salud de la Nación recomienda verificar esquema de vacunación completo. De 12 meses a 4 años deben tener una dosis de vacuna triple viral (sarampión-rubéola-paperas) y mayores de 5 años: deben acreditar dos dosis de vacuna con doble o triple viral después del primer año de vida. Las personas nacidas antes de 1965 no necesitan vacunarse porque son considerados inmunes