Así se veía el frente del Hospital Iturraspe

Hoy por la mañana, diferentes organizaciones santafesinas se hicieron presentes en el ingreso del Hospital Iturraspe apoyando la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo. Lo que se pudo ver fue un abrazo simbólico y luego un “pañuelazo” frente a una de las instituciones que tiene la particularidad que la mayoría de los médicos del citado nosocomio son objetores de conciencia.

Esta actividad tuvo como objetivo dar una muestra de apoyo a los médicos que no se han declarado como “objetores de conciencia” y acompañan a las mujeres en el ejercicio de sus derechos reproductivos y en las decisiones que deben tomar frente a los casos en los que actualmente el aborto es no punible (violación y riesgo de muerte de la gestante).

Lucila Puyol, una de la participantes del abrazo dijo: “Estamos en situación de paridad, es una situación parecida a la que se dio en Diputados. Venimos luchando hace mucho tiempo por esto y creemos que va a salir la Ley. Queremos llegar a esta Ley ampliando derechos. La discusión es aborto legal o aborto clandestino. Seguimos para adelante con la verdad. No pasa lo mismo con los que están en contra. Muchas veces faltan a la verdad, no son objetivos, y expresan opiniones teniendo en cuenta situaciones propias o morales que deben quedar en lo privado. Basta de que se mueran mujeres y sobretodo, mujeres pobres”.

Con respecto a las opiniones del Jefe de Ginecología del Iturraspe Samuel Seireff que dijo que “a él no lo formaron para ser Sicario”, Puyol explicó que “a Seireff lo formaron para salvar vidas y sobretodo la vida de las mujeres. El doctor debe saber que no es dueño de la vida de las mujeres y es simplemente un servidor y en este caso un servidor público. El hospital debe garantizar la Salud para todos y con esta manera de pensar del jefe de Ginecología no lo está haciendo”.