Mauricio Macri
El presupuesto es la madre de todas las leyes en cualquier país del mundo. Su ejecución nos marca el paso de lo que vendrá en economía. Hoy hacemos un artículo distinto, de los que marcan el rumbo de lo que viene, para los mercados financieros ayuda, para la economía real es un desafío muy difícil. La devaluación será mayor a la esperada. El informe es un regalo en el día del amigo

Te invitamos a una nueva forma de medir los gastos del Estado. Recolectamos los datos del primer semestre de 2017 y lo llevamos a dólares, tomando el dólar promedio del período que nos dio $ 15,81. Para el mismo cálculo del primer semestre del año nos dio un dólar de $ 22,40. Esto implica una devaluación del 41,7% anual. 

Una devaluación de esta magnitud impacto en el resultado de las cuentas públicas, por ejemplo, tuvimos una merma de ingresos del 10,8% en el período bajo análisis. Sin embargo, la baja del gasto primario fue superior llegando al 12,8%.

Un párrafo aparte merece el gasto de capital, que se destruyó en la comparación cayendo el 43,4% en dicho periodo. Evidentemente el ajuste del Estado pasara en buena medida por resignar obra pública. Los sectores más afectados fueron vivienda y transporte.

El resultado fiscal fue un déficit de U$S 4.724 millones, una merma del 48,2% respecto a un año atrás. Este déficit representa el 0,8% del PBI.

El PBI en $ asciende a 13.240.000 millones, si lo queremos llevar a dólares deberíamos tomar el dólar del semestre que es $ 22,40 y nos daría un PBI de U$S 591.000 millones.

El déficit primario sobre PBI es del 0,8%, y la meta anual con el FMI es del 2,7% sobre PBI, lo que implicaría que el gobierno viene sobre cumpliendo la meta holgadamente.

Los intereses suman U$S 6.489 millones, y representan una merma del 7,7% respecto a un año atrás. Los intereses se pagan mayoritariamente en dólares, y es por ello que sufren una pequeña merma. Este monto representa el 1,1% del PBI y en este caso estamos un poquito ajustados ya que la meta con el FMI prevé un ago. de intereses equivalente al 2,4% sobre el PBI en todo el año, venimos casi justito.

El déficit financiero es de U$S 11.214 millones y muestra una caída del 30,6%, representa un déficit del 1,9% sobre PBI, estamos holgados porque la meta anual es un déficit del 5,1% del PBI.

Concepto                             1 Sem. 2018            1 Sem. 2017                Dif. 
Ingresos                               U$S 53.348              U$S 58.787              – 10,8%
Gasto Corriente                 U$S 54.326              U$S 62.283              – 12,8%
Gasto de Capital                U$S   3.747              U$S   6.624              – 43,4%
Resultado Primario           (U$S   4.724)            (U$S 9.120)              – 48,2%
Intereses                              U$S 6.489                U$S 7.033                 –  7,7%
Resultado Financiero       (U$S 11.214)            (U$S 16,154)            – 30,6%

Conclusiones
. – La devaluación del signo monetario ha sido una herramienta que le ha permitido al gobierno lograr el cumplimento de las metas presupuestarias, con lo cual no podemos decir que la devaluación fue un hecho fortuito o de características extraordinarias que atentaron contra la política del gobierno.

. – Los ingresos fiscales no muestran una caída significativa a pesar de tener que soportar una devaluación del 41,7% anual medida semestre contra semestre.

. – Los gastos se licuaron fuertemente, hay que recordar que la mayoría de los gastos se dan en el área de prestaciones sociales y salarios del sector público que representan el 76,4% de gasto corrientes. La conflictividad social será muy alta.

. – El resultado primario muestra una caída de gran magnitud, siendo casi la mitad del que se obtuvo un año atrás.

. – El pago de intereses no muestra una caída significativa, ya que buena parte de los mismo se abonan en dólares.

. – El resultado financiero es muy alto, representa U$S 11.214 millones, y es de aproximadamente el equivalente al 19% de las reservas totales, y el mismo monto de las reservas reales.

¿Qué vemos a futuro?
. – La estrategia del gobierno será dar incrementos salariales al sector público, y pasado dicho aumento pasará a devaluar el signo monetario para devaluar los pagos que realiza. De esta forma se asegurará cumplir con las metas presupuestarias con el FMI. Esto implica que el dólar terminara el año, lejos, por encima de $ 30,00.

. – Vemos un problema grave en la construcción porque el gasto de capital caerá dramáticamente. Esto le generara al gobierno un severo problema con el nivel de actividad.

. – La caída de la actividad económica, podría derivar en un severo problema en los ingresos fiscales, con lo cual se necesitarán mayores dosis de devaluación para equilibrar las cuentas públicas.

. – El FMI pretende parar la baja de retenciones a la soja porque son ingresos fiscales ligados al dólar, y pretende para el segundo semestre del año 2019 una fuerte baja en la meta fiscal. Recordemos que el gobierno debería bajar el déficit fiscal del 2,7% de PBI de diciembre de 2018, al 1,3% del PBI a diciembre de 2019.

. – El gobierno nacional podría pedir una dispensa, y el déficit primario a diciembre de 2019 podría ubicarse en 1,5% sobre PBI.

. – Las metas con el FMI son cumplibles, si solo sí, el gobierno sigue devaluando, y logra lo inimaginable, que la actividad económica y el poder adquisitivo de los ciudadanos no disminuya.

. – Con este esquema cumplimos con el FMI, pero la actividad económica podría tener una severa contracción, y esto podría afectar políticamente la imagen del gobierno, cuando estamos a un año y días de las elecciones presidenciales primarias que se realizan el 11 de agosto de 2019. En los próximos 90 días seguimos viendo un rebote de acciones y bonos en el mercado financiero.

. – Es una política que va a favorecer a las exportaciones, al mercado interno que sustituye importaciones, y algunas economías regionales. Esta política perjudica a la importación, a la Capital Federal y conurbano, al sector servicios y asalariados.

. – El problema es que el país venia impulsado por el mercado interno, este viraje en la política económica generaría un cambio brutal en la forma de hacer negocios, y muchos quedaran en el camino.

. – Faltan políticas activas, para bajar tributos a sectores económicos afectados por estos cambios, como también zonas geográficas que con esta nueva política estarán con problemas severos. La política de desgravación impositiva es desconocida pro el gobierno, cuando debería ser el puntal del ajuste.

. – La gran cantidad de cheques devueltos, convocatorias públicas y privadas se sucederán entre los que no puedan adaptarse al cambio. Es un ajuste severo, y el gobierno no lo sabe explicar, y no hay red de contención en la nación, provincias y municipios. Hay empresas que han hecho las cosas mal, y pagan sus consecuencias, pero hay miles y miles de emprendedores de buena fe que está muy complicados y merecen una ayuda, en fin, lo de siempre, no hay políticas de Estado, y cuando se cambian se nos viene la casa encima.

. – Buena parte de lo que sucede en las empresas esta explicado en nuestro libro “Como hacer negocios en tiempo de crisis” había que reinventarse y adaptarse al cambio de la estructura de costos, hoy sin que nadie avise (de abril en adelante) se ajusta con el hacha, cuando había que hacerlo desde el primer día y con la tijera, ni siquiera la tijerita. Hubiera sido mejor planificado, hoy hubiéramos pasado lo peor, y el gobierno estaría mejor parado ante las elecciones.