María Gasaro, la abogada que patrocina la defensa de Martín y Cristian Lanatta y de Víctor Schilacci, indicó que sus defendidos tienen interés de ir a juicio el próximo 6 de agosto en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe en el marco de lo que fue el tiroteo, en la zona rural de San Carlos, con agentes de la Gendarmería Nacional.
En dialogo con UNO Santa Fe, la letrada reiteró que los exprófugos, actualmente alojados en el penal federal de Ezeiza, le indicaron que su evasión y posterior raid fue porque los querían asesinar.
“No podemos dejar de resaltar que los imputados manifestaron que dicha fuga no fue intencional sino que le fueron abiertas las puertas del penal y que temían ser ejecutados”, destacó Gasaro.
Consultada por el futuro juicio, la abogada destacó que “la intención de sus clientes es en principio ir a un debate” pero no descarta ir “a un posible juicio abreviado”.
—Desde su captura en Santa Fe, ¿sus defendidos explicaron por qué escaparon del penal y bajo qué circunstancias llegaron a la zona rural de San Carlos, donde se produjo el tiroteo con fuerzas federales?
—Sí, siempre sostuvieron la hipótesis de que los sacaron del penal para ejecutarlos pero lograron escaparse en el medio.
—¿Considera que en la fuga y los posteriores hechos en Santa Fe existió una “necesidad justificante o estado de necesidad exculpante” de sus defendidos?
 
—Técnicamente existe un estado de necesidad justificante. En primer lugar porque estaba en riesgo la vida de los imputados, es decir el bien jurídico que se encontraba en riesgo es el valor vida y como puede verse, los imputados no dispararon en ningún caso a matar. En el caso del gendarme, como él mismo declaró, la bala le ingresó en el brazo, lo cual tenía como finalidad que se le caiga el fusil con el cual les estaba por disparar.
“El gendarme quedó en el piso, y pese a estar indefenso los imputados no lo remataron sino que solo huyeron del lugar. En este caso pueden imputárseles lesiones, un bien jurídico de menor valor”, concluyó la letrada.
En el banquillo
El próximo juicio se llevará a cabo el próximo 6 de agosto, a partir de las 8.30, en el edificio del Tribunal Oral Federal de Santa Fe ante los jueces María Ivón Vella, Luciano Lauría y José María Escobar Cello.
Los Lanatta y Schilacci serán acusados por el fiscal general, Martín Suárez Faisal, por un total de cinco hechos: haber herido al comandante Valdez; sustraerle los elementos al mismo y al suboficial Encina; robar la camioneta Berlingo y causarle los disparos a la VW Amarok blanca que era utilizada en ese entonces para los rastrillajes.