Una fuerte controversia desató en Rufino un informe en el que se asegura que la Nación implementará un recorte en obras públicas para Santa Fe que afectará fundamentalmente el presupuesto fijado para el tramo de la autopista ruta nacional 33 que va desde esta ciudad del sur santafesino a San Eduardo y debe afrontar el Estado nacional.

El trabajo realizado por el Centro de Estudios Socio Económicos Scalabrini Ortiz (Ceso) indica una disminución de 1.050 millones de pesos sobre el monto total previsto para este año, con lo que sólo quedaría disponible para realizar los trabajos poco más de 50 millones que apenas alcanzarían para ejecutar no más de un kilómetro de los 71 que tiene la mencionada traza.

La advertencia puso en alerta a autoridades de la región aunque el intendente de Rufino, Natalio Lattanzi, salió al cruce al desmentir que el gobierno nacional tenga planificado achicar fondos para el esperado emprendimiento vial.

“Se desmiente absolutamente que exista un recorte presupuestario que afecte la obra de autopista ruta 33”, indica el comunicado municipal donde además se destaca que el mandatario rufinense de Cambiemos ya conversó el tema en Buenos Aires con representantes de Vialidad Nacional.

Sin embargo representantes del Ceso ayer ratificaron a LaCapital lo revelado en su informe en relación a la reducción de la partida presupuestaria 2018 para la traza Rufino-San Eduardo, la cual había sido fijada en 1.109 millones de pesos.

“Ese monto fue teniendo modificaciones que se profundizaron a partir del acuerdo del gobierno nacional con el Fondo Monetario Internacional (FMI) donde se comprometió a instrumentar recortes en obras públicas destinados a bajar déficit fiscal”, indicaron.

De lo que se desprende del estudio sólo habría quedado en pie 50.398.469 pesos del presupuesto inicial, lo que significa una merma del 95 por ciento sobre lo previsto este año para llevar adelante los trabajos planificados que, con la suma de dinero referida, podrían avanzar no más de un kilómetro y después ser paralizados por falta de fondos.

“Es un trabajo en base a información pública oficial sobre ejecución presupuestaria del Ministerio de Hacienda de la Nación”, explicó ayer a este cronista el coordinador de la regional Santa Fe del Ceso, Cristian Nieto.

El especialista en finanzas publicas además indicó que “lo concreto es que lo fijado oficialmente dentro de la partida presupuestaria para el tramo Rufino-San Eduardo sufrió un ajuste real de más de mil millones de pesos, con lo cual el Estado no hará, al menos en forma directa, la inversión que tenía prevista”.

A pesar de la insistencia este medio no logró comunicarse ayer con Lattanzi, quien, de todas maneras, aseguró en medios locales y venadenses que la obra en cuestión no sufrirá recortes aunque admitió “demoras” en el inicio de las tareas.

Ante el controvertido tema crece la preocupación en esta zona del sur santafesino más aún porque se trata del tramo que está previsto ser financiado íntegramente por la Nación que adjudicó la obra a la empresa Supercemento SA, ya que el resto de los trayectos se harán por el sistema de Participación Pública Privada (PPP).

El coordinador del Nodo5 de Venado, Diego Milardovich, sostuvo que “es una muy mala noticia el recorte del presupuesto nacional para la ejecución de obras y puntualmente en lo que nos afecta a nosotros, que es la autopista 33 y que tanto nos ilusionó”.

En esa línea recordó que “ya veníamos preocupados por la demora en el inicio de la obra” para luego comparar la forma de hacer política del macrismo y el kirchnerismo al acusar a ambas administraciones de “discriminar” a Santa Fe en el reparto de la obra pública. Y acotó: “Al no estar alineado políticamente con el gobierno nacional los fondos no llegan y las obras se retrasan”.